Pasar al contenido principal

Creación y evolución histórica

Creación

Creación

Antedecentes.

Las enfermedades bucales más frecuentes son las caries y las enfermedades de las encías (paradenciopatías). Ellas se inician en la infancia y tienen un denominador común en su naturaleza infecciosa, en tanto que las mal oclusiones o malposiciones dentarias – tercera enfermedad bucal en frecuencia - en su gran mayoría tienen como punto de partida la pérdida de piezas dentarias como consecuencia de las caries o las paradenciopatías, o el desarrollo de malos hábitos que se instauran en la edad infantil.

Estas enfermedades liberadas a su evolución natural, son acumulativas y si bien no son causa de mortalidad, sí pueden conllevar a alteraciones de orden general. A este cuadro le debemos agregar las alteraciones estéticas y sus consecuencias psicológicas que pueden confluir hacia la generación de problemáticas vinculadas a la exclusión social.

El poder solucionar estos problemas,  que en lo individual tiene que ver en primer término con el tener o no la oportunidad material y cultural de hacerlo, visto desde una perspectiva general significa un gasto en tiempo, recursos humanos y financieros que ningún Gobierno puede soportar por el porcentaje de enfermos existente.

Desde ese punto de vista, el abordaje de la situación transita por su control en las primeras etapas de la vida con la implementación de hábitos y medidas de promoción de la salud  que permitan el desarrollo de las estructuras bucales en estado de salud, minimizando de este modo el gasto,  optimizando la utilización de los recursos y logrando un aporte sustancial a la problemática planteada.

Las Políticas Sociales establecidas por el actual Gobierno apuntan a atacar las causas de la pobreza estructural e integrarse a un Proyecto Nacional de Desarrollo Productivo Sostenible.

En ese marco la salud de los escolares, en especial la salud bucal, es uno de los componentes que deben ser atendidos, teniendo en cuenta la alta prevalencia de las enfermedades bucales sobre todo en los grupos más desprotegidos económica y socialmente. 

El último estudio epidemiológico sobre salud bucal llevado a cabo en el País en escuelas públicas (M.S.P. 1999) ha demostrado que 1/3 de los niños y niñas de 12 años se presentan 4 veces más enfermos de caries que el resto de la población estudiada.  Estos niños y niñas pertenecen, mayoritariamente, a familias de menores ingresos ubicadas tanto en la Capital como en el Interior del País.

Esta polarización se debe a las dificultades de acceso a las medidas de promoción y prevención complementarias: cepillado con dentífrico fluorado, hábitos saludables, control profesional periódico, control en la ingesta de azúcares, etc. y está determinada por razones socio económicas.

El Programa de Salud Bucal Escolar está dirigido a combatir esta inequidad.

A medida que la implementación de estrategias de promoción de salud se instauran en las edades más tempranas del individuo, se consolida la posibilidad de lograr la formación de un adulto saludable, al estarse actuando en la principal etapa de la formación de los hábitos, actitudes y aptitudes, que tienen posibilidad de perdurar a lo largo de toda la vida.

La trama institucional ya existente, la red de escuelas primarias con que cuenta el País, el valor social de las mismas,  conforman el canal más idóneo para llevar adelante una iniciativa de estas características, para la que proponemos basarnos en la Estrategia de Escuelas Promotoras de Salud.  (O.P.S.-O.M.S.)

Por decisión de la Presidencia de la República, en el año 2005 se creó la Comisión Honoraria Asesora de la Presidencia en material de Salud Bucal Escolar, presidida por la Sra. María Auxiliadora Delgado de Vázquez, que dió origen al Programa Nacional para la Promoción de la Salud Bucal Escolar.

El Programa Nacional para la Promoción de la Salud Bucal Escolar es un programa de promoción integral de la salud, solidario, educativo, preventivo y asistencial. Dirigido a combatir la inequidad en el acceso a medidas complementarias de promoción de la salud y prevención como cepillado con crema dental fluorada y, control y asistencia profesional periódico.