Pasar al contenido principal
URCDP

Derecho y Protección de Datos Personales como pilares de la democracia

19 de Noviembre, 2019
En la Era Digital, el marco normativo y la Protección de Datos Personales constituyen fundamentos básicos para el ejercicio de la democracia y la forma republicana de gobierno. Especialistas en la materia ofrecen sus puntos de vista sobre este tema.
PANEL

En el marco de la IV Semana Nacional de Protección de Datos Personales, organizada por URCDP, se realizó el panel “Democracia, derecho y protección de datos”, en el que tres destacados referentes nacionales reflexionaron sobre este tema: Laura Nahabetián, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y de la Universidad Católica del Uruguay e integrante del Equipo Jurídico de URCDP; Miguel Pezzuti, abogado y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y de la de Universidad de Montevideo; y José Kechichián, docente de la Facultad de Ciencias Sociales, licenciado en Historia y magister en Ciencias Políticas.

Los expositores se refirieron al concepto de “democracia”, expresando que este significa democratización permanente, es decir, tener intrínsecamente derechos y libertades trascendentes, muchos de los cuales tienen como base la forma republicana de gobierno y el principio de la dignidad humana. Por esta razón, la Protección de Datos Personales es un elemento sustantivo para la garantía y el desarrollo de la democracia. Cuando todas las personas tengan a su alcance los mecanismos efectivos para hacer efectivos sus derechos y estos formen parte de su cotidianeidad, esto es, cuando se pueda evidenciar que todos los derechos se han universalizado, recién ahí se podrá hablar de la “democratización de la tecnología”.

De igual forma, indicaron que la democracia ha tenido una evolución en el tiempo y que existe una atracción por el cambio y se preguntaron si estamos frente a un nuevo paradigma o ante viejos desafíos que se transforman y para los cuales es imprescindible buscar una solución. Cuando se habla de democracia, señalaron, se habla de una forma de redistribuir el poder, de una forma de reconocer el poder en cada una de las personas que conforman una sociedad, por lo que es, en definitiva, un fenómeno de poder. De ahí que la separación de poderes sea la respuesta jurídica que se le dio al ejercicio del poder público para que no se volviera arbitrario.

Otro tema que abordaron los expositores fue el derecho a la libertad de reunión y de asociación, afirmando que internet y las redes sociales son herramientas vitales para el ejercicio de este derecho al ofrecer posibilidades para aumentar el potencial de la participación de las personas, salvo las limitaciones establecidas por ley. Las redes sociales y sus algoritmos han facilitado el avance de estos derechos a nivel mundial. La gran cantidad de información personal identificable sobre las personas que está disponible, además de la operación de algoritmos en plataformas de redes sociales, se puede utilizar, rastrear, identificar y segmentar en grupos y en convocatorias, posibilitando un impacto no siempre positivo en la libertad de reunión.

Finalmente, también reflexionaron que el manejo de los datos reorganiza la forma en la que se ejerce el poder. Por tanto, controlar la forma en que se manejan esos datos es controlar cómo se maneja el poder, lo que es particularmente interesante y de cuidado en momentos en que existen condicionamientos económicos y sociales muy intensos.

Enlace de interés:

• Acceder a más información sobre la IV Semana Nacional de Protección de Datos Personales