Pasar al contenido principal
El destino era Europa

Prefectura Nacional Naval y Aduana incautan 653 kilos de cocaína en el puerto de Montevideo

En un operativo conjunto de la Prefectura Nacional Naval y la Dirección Nacional de Aduanas fueron incautados 653 kilos de cocaína en el puerto de Montevideo, que venía en un contenedor procedente de Paraguay y que tenía como destino final Rusia. El contenedor donde se transportaba la droga, tenía también en su interior carne, y se calcula el valor de la cocaína en 24 millones y medio de dólares.
Efectivos custodiando incautación de cocaína en el puerto de Montevideo

El procedimiento conjunto de la Dirección Nacional de Aduanas y la Prefectura Nacional Naval bajo la supervisión de la doctora y fiscal de estupefacientes Mónica Ferrero.

El director nacional de Aduanas, Jaime Borgiani, recordó en conferencia de prensa que «en el mes de octubre incautamos una cantidad importante de droga que quería ser ingresada en el puerto de Montevideo y en base a trabajos de inteligencia que venimos desarrollando en este equipo de trabajo, tuvimos la información de que podía venir una carga de Paraguay que podía venir contaminada. Se procedió al escaneo de la carga. De esas imágenes surgieron indicios de que podía haber mercadería que no era la declarada, se puso en conocimiento a la fiscal, ella autorizó la apertura de ese contenedor que traía carne refrigerada de origen paraguayo cuyo destino final declarado era Rusia, San Petersburgo y hacía una escala en el puerto de Amberes», precisó.

Agregó que «de la verificación es que se encontraron 600 ladrillos de cocaína pura y uno de los elementos que, hasta ahora, no habían aparecido. Se trata de precintos clonados para ser colocados después de la supuesta descarga de esa droga».

El prefecto nacional naval, contralmirante José Elizondo, destacó por su parte, que «la actuación de los funcionarios tanto de Aduana como de la Armada Nacional a través de la Prefectura Nacional Naval, la División Investigaciones, el intercambio de información y la inteligencia funcional de la experticia de los funcionarios que trabajan estos temas, que surge de ese análisis acceder y poder, tanto de la parte administrativa que trabaja en oficina como de la parte operativa que es la que materializa el procedimiento».

Agregó que «de esta forma, nosotros podemos ver que, en el puerto de Montevideo, en poco tiempo, se han hecho más de un procedimiento de incautación de droga en el cual da garantía de lo que son el funcionamiento de las autoridades tanto como de la terminal portuaria, en lo que son los sistemas de protección portuaria».

Respecto a los precintos clonados se explicó que una de las verificaciones que se hacen es si los precintos colocados en origen son los mismos que llegan a destino. Eso asegura que el contenedor no fue abierto en el transcurso del viaje. Entonces, cuando se abre en el viaje, se hace una apertura en el recorrido, se rompen los precintos y se colocan estos nuevos que son clonados como para asegurar que esa carga no fue adulterada.

«Los que se abrieron tenían un clon adentro del contenedor para que una vez abiertos, colocar esos clonados en los que se rompieran cuando se abrían», explicó Borgiani.

Se aseguró además por parte de las autoridades que el destino de esa droga iba a ser Europa, por la cantidad.

 

Etiquetas