Pasar al contenido principal
Forestal

Se presentaron resultados de monitoreo forestal y cartografía

Se realizó la presentación de los resultados del Inventario Nacional de Coníferas, por parte de la división Evaluación e Información de la Dirección General Forestal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. La actividad fue el 11 de diciembre, en la sala Otegui del INIA Tacuarembó. Los resultados del Inventario Nacional de Coníferas pretenden proveer información sobre el volumen, manejo y estado sanitario del pino disponible al año 2019, que sirva a los agentes del sector para la toma de decisiones. Por otra parte, se expuso la actualización de la Cartografía Forestal Nacional 2018 para el área de pino hasta setiembre del año 2019, lo cual permitirá cuantificar las existencias de estas especies en el país.
Participó el Director de la Dirección Forestal, Pedro Soust y expusieron profesionales y técnicos que llevaron adelante el inventario y la cartografía.
Director General Forestal Pedro Soust

El Inventario Forestal Nacional (IFN), es una herramienta fundamental en el monitoreo de los recursos forestales; ya que permite contar con información estratégica para propender al Manejo Forestal Sostenible de los recursos boscosos del Uruguay y la implementación de políticas aplicables a los mismos. La División Evaluación e Información de la Dirección General Forestal (DGF) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) es quien ha llevado desde el año 2009 diferentes campañas del IFN. Uno de los objetivos del mismo es dar respuesta a los vacíos de información sobre el estado de situación de los bosques en Uruguay. En los últimos años la permanente demanda de información actualizada y de calidad, tanto a nivel cualitativa como cuantitativa en el sector de la madera sólida y en particular sobre las plantaciones comerciales del género Pinus, han acelerado la toma de decisiones de como continuar y priorizar el IFN.

Este trabajo permitió generar diferentes productos como la actualización de la cartografía en relación a las áreas de coníferas comerciales a nivel nacional, la obtención de un valor oficial de existencias en pie prontas para su comercialización, la implementación de rangos de edades de aquellas plantaciones en crecimiento y su volúmenes totales en pie, la descripción cualitativa de los diferentes manejos a los cuales fueron sometidos, y el fortalecimiento del vínculo técnico entre la DGF y el sector privado. A partir de la actualización de la cartografía forestal nacional para las especies Pinus taeda y P. elliottii la superficie actual es de 164.114 hectáreas, de las cuales el 97% fueron evaluadas en el IFNC.

 Los departamentos que han tenido mayor cambio en su cobertura de coníferas han sido Paysandú y Río Negro, con un área cosechada del 30% de su superficie respecto al año 2018. El IFNC tuvo como resultado para los bosques comerciales en Uruguay inventariados, un volumen total en pie con corteza de más de 59 millones de metros cúbicos a setiembre de 2019. Un 42% del mismo se encuentra en edades por encima de los 20 años, lo que muestra un alto porcentaje de madera disponible para ser procesada por la industria. Si consideramos las categorías de edad mayores a 15 años, las que representan el 68% de la superficie total, acumulan al menos 46 millones de metros cúbicos con corteza, lo que significa el 77% del volumen total en pie. Esto refleja una alta concentración de los volúmenes en los estratos de mayor edad. Según lo muestreado estas categorías presentan un alto nivel de manejo, habiéndose realizado al menos una poda y un raleo. El 81% de volumen total con corteza se concentra en Rivera y Tacuarembó, representando los mismos el 48 y 33% respectivamente, quienes además tienen asociados la mayoría de las industrias para el procesamiento. Estos resultados están estrechamente vinculados a la superficie de Pino presentes en dichos departamentos, siendo su aporte en un 76%. Las categorías menores a 15 años, concentran el 23% del volumen total con corteza, concentrándose en los departamentos de Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres. Las mismas también presentan un alto nivel de intervención en lo que respecta a podas y raleos. Los desafíos de la cadena de madera sólida, y en particular la elaborada a partir del pino, son la generación de mayor valor agregado de sus productos, la búsqueda de nuevos mercados y la captación de inversiones que permitan generar nuevas cadenas de valor en el sector. Es de esperar que esta información permita aportar al desarrollo del sector y su planificación, y sea una herramienta útil al momento de la toma de decisiones tanto para el sector público como del sector privado. 33 Para definir sus oportunidades y fortalezas es imprescindible contar con información confiable y sistemática del estado de situación de los mismos, por lo que se recomienda reiterar esta experiencia en un plazo no mayor a cinco años. Se considera que la información presentada es el punto de partida para generar nuevos trabajos, que relacionen volúmenes totales con volúmenes comerciales, diagramas de flujo de transito de productos, generación de proyecciones de volúmenes a futuro, secuestro de carbono, entre otros.

Enlaces de descarga

Etiquetas

Si encontraste algún error en este sitio: ayudanos a mejorarlo.