Pasar al contenido principal
Estudio de ONU Mujeres y Cepal

Mieres participó en presentación de estudio sobre "Brechas de género en los ingresos laborales en Uruguay"

Este viernes ONU Mujeres y Cepal presentaron en conferencia virtual el estudio “Brechas de género en los ingresos laborales en Uruguay”. La presentación contó con los comentarios del ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, la presidenta del Senado, Beatriz Argimón, la representante de ONU Mujeres, Magdalena Furtado, y la directora de Oficina de Cepal en Montevideo, Verónica Amante.
Presentación de estudio "Brechas de género en los ingresos laborales en Uruguay"

El ministro Pablo Mieres afirmó que la incorporación de la mujer al mercado de trabajo representó uno de los mayores cambios sociales del siglo XX, pero puntualizó que “sin embargo la brecha en los ingresos laborales entre hombres y mujeres continúa siendo una asignatura pendiente”.

En este sentido, señaló que los distintos estudios realizados en Uruguay dan cuenta de la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres a lo largo del tiempo, pero que la evolución de esa reducción no ha sido lineal. De 1990 al 2002 la reducción fue del 37 al 20%, del 2002 al 2008 aumentó al 30%, y luego volvió a reducirse en la última década hasta el 19% actual. Mieres expresó que “ese vaivén debería ser estudiado para saber cómo evitar que en el futuro estas mejoras lineales no vuelvan a interrumpirse”.

El ministro afirmó que si bien la participación de la mujer en el mercado de trabajo ha crecido -entre los 25 y 59 años el porcentaje de hombres es 93% y el de mujeres es 81%-, y la brecha de remuneración por hora es de 6 puntos, la diferencia es en la cantidad de tiempo de trabajo que tiene cada género, el hombre tiene una jornada laboral más extensa que la mujer.

“Por eso un elemento clave en el combate a la brecha de género no solo es propiciar el ingreso de más mujeres al mercado de trabajo -que siempre es un objetivo que debe estar presente- sino también en qué condiciones, con cuántas horas o con qué jornada de trabajo debería hacerlo”, explicó Mieres.

Destacó que otro dato que refleja el estudio es “la penalización por maternidad”. Y añadió: “En un país con cifras de maternidad y natalidad tan bajas, el costo de la maternidad es un deterioro de las condiciones de trabajo y de la remuneración. Por lo tanto, es un tema en el que hay poner el énfasis de una forma muy significativa”.

El ministro se refirió también a que muchas veces el empleador ve como un riesgo contratar una mujer joven por la posible “pérdida de productividad” (enfatizó en las comillas) que pueda suponer un eventual embarazo. Y opinó que la reducción de horas de trabajo y remuneración que significa tener un hijo es “tremenda”.

Señaló además que “la brecha en la trayectoria salarial entre las mujeres que han tenido hijos y las que no, es una cosa que golpea muy fuerte; estamos hablando de un 42% en los niveles de remuneración, 25% de diferencia en la hora salarial”.

Por otro lado, Mieres destacó que Uruguay posee una situación normativa muy positiva. “Ha sido el primer país del mundo en ratificar el Convenio Internacional de Trabajo 190 contra el acoso laboral y hace un mes fue el primer país en depositar esa ratificación. Tenemos la Comisión de Tripartita de Igualdad, Oportunidades y Trato en el Empleo (CTIOTE) desde el año 1999. Tenemos normas para la fijación del Salario Mínimo Nacional, y normas de negociación colectiva a través de los Consejos de Salarios”.

En otro orden, señaló que en tanto el crecimiento del empleo es una condición clave para alcanzar la equidad, para el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social el desafío actual es combatir esta situación y que la recuperación y promoción del empleo es una línea de trabajo fundamental. “Primero había que aplanar la curva de los contagios ahora hay que aplanar la curva del desempleo”, sostuvo. Informó además que la semana que viene se iniciará el diálogo social tripartito por el empleo y la sustentabilidad de las empresas.  

También destacó el impacto en la brecha de ingresos que tiene el Salario Mínimo Nacional y el aumento diferencial para los salarios más bajos previsto en la pauta de la octava ronda de los Consejos de Salarios. Y afirmó que la inclusión de cláusulas de género en los acuerdos de los Consejos de Salarios es una práctica que hay que fomentar y motivar, más aún con una nueva ronda de negociación colectiva por delante.

Asimismo, Mieres afirmó que hay que considerar algunas propuestas planteadas por la CTIOTE para ampliar algunas licencias por cuidados de personas con discapacidad y/o niños. Así como propuso continuar con la formalización del trabajo doméstico, “ahí se conjugan el componente de género porque la mayoría de las personas trabajadoras del servicio doméstico son mujeres, con un nivel salarial muy bajo”.

Mencionó además la necesidad de continuar con la universalización de los centros del Plan CAIF, que es una típica política de Estado. “Hablo del Plan CAIF porque claramente es la que refiere al cuidado de los niños más pequeños y claramente impacta en la posibilidad de las mujeres de trabajar y con mayor impacto tiene también en las horas de trabajo”.

Mieres consideró que es clave desarrollar modalidades de fomento e iniciativas normativas que alientes los cuidados compartidos, “porque cuesta cambiar los hábitos y los componentes culturales, pero hay que lograr la tarea compartida en la crianza”.

Finalmente, el ministro valoró positivamente la propuesta, mencionada con anterioridad, de incorporar la obligatoriedad de informes públicos o auditorías, por empresa o por sectores de actividad, sobre cuál es el estado de situación de las brechas salariales. “Creo que algunas normas sobre responsabilidad social de las empresas pueden incorporar por la vía legislativa alguna iniciativa sobre equidad de género”, afirmó.

 

 

 

Enlaces de descarga

Etiquetas

Si encontraste algún error en este sitio: ayudanos a mejorarlo.