Pasar al contenido principal
Ordenamiento Territorial

Luchar contra la degradación de tierras es parte de la agenda uruguaya

Uruguay definió 12 metas, sus indicadores de progreso y 38 medidas para alcanzar la neutralidad en la degradación de la tierra a 2030.
Tierra seca con un solo brotecito

En el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y las Sequías, la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial (Dinot) del MVOT, reafirma el compromiso que asumirá el país en la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) para lograr la neutralidad en la degradación de la tierra al 2030. 

El concepto tierra al que se refiere, es en el sentido más amplio, que engloba al suelo, el agua, la biodiversidad y las personas que habitan el territorio.

Cuando la tierra se degrada disminuye su productividad, los espacios naturales se deterioran y transforman. Por ende, las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan y la biodiversidad disminuye. También se pierden servicios ecosistémicos como la provisión de agua en cantidad y calidad  y supone la existencia de menos espacios silvestres que nos protejan de fenómenos climáticos extremos, como las sequías y las inundaciones.

Los factores determinantes más importantes de la degradación de tierras en Uruguay son: la disminución de la productividad de la tierra sin cambio de uso del suelo y el cambio de uso del suelo generado por el aumento de áreas de cultivos, en general en detrimento de los pastizales naturales.  

Evitar la degradación de la tierra, reducir y restaurar las tierras ya degradadas, son los principios que rigen las metas que Uruguay asume voluntariamente. Dinot, junto a otros actores del país, se compromete a impulsar la implementación de medidas para lograr los desafíos trazados. 

Dichas metas se distribuyen en tres áreas temáticas: Monitoreo, planificación y ordenamiento del uso de la tierra en el medio rural; Producción agropecuaria sostenible y conservación y restauración de ecosistemas y hábitats.

La Dinot, en particular, trabaja en metas relacionadas al monitoreo, planificación y ordenamiento del uso de la tierra en el medio rural. 

En tal sentido, la Dinot cooperará para que en 2030: 

  • Exista un mecanismo de monitoreo consolidado de los cambios en el uso de la tierra, los flujos de carbono en la superficie terrestre y la dinámica de la productividad de la tierra. 
  • El 50% de los gobiernos departamentales cuenten con medidas específicas en la prevención de degradación de tierras o restauración. 
  • Se consoliden 9 planes de gestión integrados de recursos hídricos con enfoque de neutralidad en la degradación de tierras. 
     

Etiquetas