Pasar al contenido principal
Reportes en los Medios

Redactar en clave preventiva, para visibilizar las trágicas consecuencias de la siniestralidad

Creación: 02/09/2021
Última actualización: 03/09/2021
Los autos no chocan; son conducidos por personas que toman decisiones mientras lo hacen. (segunda parte)
Imagen de titulación en diarios de siniestros de tránsito

En la entrega anterior hablamos de la necesidad de utilizar los medios de comunicación masiva -entendiéndolos referentes y formadores de opinión pública-, en clave alfabetizadora y preventiva, en su tratamiento de la siniestralidad vial.

En esa oportunidad iniciamos el diálogo desmenuzando el titular de un diario de circulación nacional, que endilgaba a la lluvia, la causa del fallecimiento de dos jóvenes en sendos siniestros de tránsito.

El análisis -desde una clave preventiva- nos llevó a establecer que la lluvia se puede integrar a la información del incidente, como un factor de riesgo a la hora de conducir en esas condiciones medioambientales; pero nunca puede ser la causa del fallecimiento en siniestros de tránsito.

Contenido que nos contenga

¿Pero qué nos ampliaba sobre el titular de la nota, la redacción de la misma?

Por un lado, el cronista enuncia los siniestros en los que fallecieron los jóvenes mencionados en el titular: “Dos accidentes de tránsito ocurridos durante el fin de semana dejaron como saldo el fallecimiento de un joven de 14 años y una muchacha de 19”.

Luego amplía que “en Rio Negro, una moto y una camioneta, impactaron como consecuencia de la lluvia”; y sobre el otro señala que en la localidad de Casablanca en Paysandú, “otra moto chocó contra una camioneta”.

En ambos inicios de los reportes se sostiene que chocan los vehículos, dando por descontado que eran conducidos por personas. A los efectos de sensibilizar, desde una perspectiva de seguridad vial, apostamos a humanizar el evento grave o fatal del siniestro de tránsito; es por ello que apostamos a que desde la redacción de las noticias se pueda visibilizar el factor humano en estos eventos.

Más adelante, sobre una de las especies se abunda en que “testigos declararon que la camioneta, manejada por una mujer de 42 años, perdió el control producto de la lluvia”. La camioneta perdió el control… es una observación que poco aporta a la perspectiva que proponemos, en que el factor humano siempre está presente a la hora de los siniestros viales; no siendo preciso endilgar consecuencias como “producto de la lluvia”, sin asociar este factor a aquél.

Finalmente, la nota se remata con un “ambos accidentes tuvieron fueron consecuencia de las fuertes lluvias y las condiciones de las rutas locales”. Además de contener una palabra de más esa redacción; como concepto final del evento, el escriba deja sentado que factores externos –fuertes lluvias y condiciones de las rutas- a la decisión y voluntad de conducir en determinadas circunstancias medioambientales, fueron las razones de peso para que se desencadenaran los siniestros con las consecuencias pre manifestadas.

Nuevamente, desde una concepción preventiva, este abordaje -que suele ser una matriz sobre el tratamiento de este tema en los medios de comunicación masiva- no aporta a la concientización pública, de que los siniestros de tránsito son multifactoriales, donde el factor humano siempre está presente, con énfasis en las decisiones que tomamos.

Etiquetas