Pasar al contenido principal
Congreso Iberoamericano

Presente y futuro de los funcionarios públicos en Iberoamérica

Creación: 06/10/2021
Última actualización: 06/10/2021
Se realiza en el Auditorio del edificio Anexo a Torre Ejecutiva, el "Foro Iberoamericano de Función Pública", organizado por el Foro Iberoamericano de Derecho Administrativo, con el apoyo de la oficina la Oficina Nacional del Servicio Civil (ONSC) y de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (AGESIC). El mismo contó con la presencia del Director de la ONSC, Conrado Ramos y el Subdirector, Ariel Sánchez. El congreso fue declarado de interés nacional por Resolución de la Presidencia de la República Oriental del Uruguay del 25 de marzo de 2021 y se estará desarrollando entre el 6 y el 8 de octubre.
Imagen del Congreso

Con la presencia de autoridades nacionales y participantes de varios países de la región, se dio inicio al Congreso: “Presente y futuro de los funcionarios públicos en Iberoamérica”.

La apertura del Congreso estuvo a cargo del Director de la ONSC, Conrado Ramos, quien comenzó el evento señalando que desde la Oficina, estaban felices y satisfechos de participar del congreso en calidad de invitados y coauspiciantes.

 “Nos pareció maravilloso que estemos siendo sede de un congreso de esta talla, justo en el momento en que estamos diseñando (…) una propuesta de reformulación de nuestra carrera administrativa en el ámbito de la Administración Central”.

Como Oficina Nacional del Servicio Civil, se proponen revalorizar el concepto de servicio civil para resolver tensiones dentro del propio sistema político, en cuanto a ser un instrumento de la democracia representativa, siguiendo fielmente los objetivos trazados por gobiernos democráticamente elegidos. Según Ramos, el Servicio Civil es la creación social que compatibiliza la tensión entre no ser rehén de los partidos políticos y de no ser una corporación cerrada en sí misma.

Señaló que desde la ONSC, se propone trabajar en 3 pilares fundamentales durante los próximos años: en cambios en la carrera administrativa, en las evaluaciones de desempeño y en la adaptación de los gobiernos digitales. “Esto requiere de mucho apoyo político y compromiso político de primer nivel”, asegura.

Remarcó algunos desafíos que tiene el funcionario público uruguayo en la actualidad, tales como la escasa o nula movilidad entre organismos, lo que le impide desarrollar su potencial profesional y la demora en el ingreso de personal genuino a desempeñar tareas dentro del Estado. También remarcó la necesidad de que en la Escuela Nacional de Administración Pública (ENAP) se impartieran más cursos sobre la ética de la función pública, del rol de la institución del servicio civil, de la carrera administrativa y de la función pública en el sistema político.

 “La función pública se tiene que mirar con [estos] desafíos” y no perder las ventajas que como país se tiene en cuanto a los bajos índices de corrupción, las garantías meritocráticas en el ingreso y en determinados comportamientos y éticas en el sector público.

Cerró su disertación, diciendo que “si no hacemos frente a esos desafíos, estos activos se pueden perder”.