Pasar al contenido principal
Acuerdo MIDES PNUD

Nuevo instrumento de financiamiento para el desarrollo sostenible

El martes 7 de diciembre en las instalaciones de ÁNIMA Bachillerato Tecnológico se firmó entre el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), un Memorando de Entendimiento para evaluar factibilidad y diseñar un piloto para un nuevo instrumento de financiamiento para el desarrollo sostenible. Consiste en un Bono de Impacto Social en el ámbito de la educación dual. Con la presencia del Ministro Martín Lema, autoridades de PNUD, miembros de la directiva, estudiantes y egresados de Anima; se dio el primer paso hacia esta herramienta que vincula el sector público con organizaciones sociales, empresarios e inversores privados.
firma convenio

La calle Canelones guarda un patio que viaja en el tiempo tras las puertas del 1162. Se trata del edificio recuperado por Ánima, donde se llevó a cabo la firma del acuerdo entre MIDES y PNUD. Al abrigo de toda clase de árboles y arbustos, se fueron reuniendo autoridades, empresarios, estudiantes y egresados. La directora ejecutiva de Anima, Ximena Sommer, se refirió a la evaluación de impacto del último año y medio que arrojó como resultado un incremento del los índices de culminación en este tipo de bachilleratos en más de un 100% y que multiplica la inserción laboral de los jóvenes que egresan.

Los jóvenes protagonistas tomaron la palabra para contar sus experiencias en primera persona. Alejandro, de la generación 2019, recordó el momento en que se anotó sin saber muy bien de qué se trataba, pero con la convicción de que ese era su lugar en el mundo. “Cómo estás, Alejandro” te dicen en los pasillos. Te conocen por tu nombre, no sos un número más, es como una familia. “Ahora sé qué quiero ser y con quiénes, gracias al apoyo de Ánima”.

Florencia, ya egresada, recordó los viajes de una hora y cuarenta minutos desde Canelones para ir a estudiar y cómo logró con esfuerzo cumplir su sueño de trabajar desde joven. Luego tuvo varios empleos, estudió economía, se cambió a diseño y comunicación visual, y en todos esos cambios sintió el apoyo y la confianza logrados durante su trayectoria en Ánima. 

Estos son algunos testimonios, hubo más. Todos fueron escuchados con atención por las autoridades. Le tocó el turno a la representación del sector empresarial. Carlos Lecueder saludó a Fabricio, uno de los jóvenes que habló, a quien emplea en su estudio hace más de tres años. Lecueder destacó la oportunidad de conocer a chicos que, como Fabricio, gracias a las oportunidades que se le brindaron, hoy trabaja y estudia dos carreras en la Universidad de Montevideo. Pero también destacó la importancia de medir el impacto, no sólo económico, que dijo “es importante cuando uno invierte tiempo y dinero”, sino el impacto social. Para el contador, se trata de hacer una inversión social, cuidando los recursos, y generando el mayor impacto posible en los jóvenes.

Felipe López-Calva, representante del PNUD en Uruguay, expresó que a veces hay que invertir muchos años y esperar para ver resultados, para ver si la inversión rinde y cuál es su impacto.En cambio, esta herramienta de los bonos de impacto, este modelo educativo que combina estudio y trabajo, apunta a crear una sociedad productiva. El PNUD sería en este escenario un actor neutral que permita vincular el sector privado con el sector público, darle credibilidad y escala.

“El PNUD es una red que lleva a Uruguay al mundo y esta experiencia puede ser un ejemplo a replicar”, manifestó López-Calva.

Martín Lema, en representación del MIDES, repasó los testimonios de los presentes, evocó un momento de su adolescencia en que a los 15 años trabajó como mozo de fiestas con su padre y cuánto de esa experiencia le sirvió luego para la vida. Recordó sus tiempos de estudiante de derecho, cuando tenía que hacer que el tiempo rindiera para repartirse entre el estudio y el trabajo. Ponderó además la figura del director de Evaluación y Monitoreo de MIDES, Antonio Manzi, quien, según Lema, tuvo mucho que ver con la concreción de este tipo de herramientas. El ministro destacó, por sobre todo éxito, la persecución de la felicidad y la formación de “buenas personas” como objetivo último de la sociedad, con la educación y el trabajo como sus principales aliados.

La firma contó con la participación del ministro de Desarrollo Social, Martín Lema, el director regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para América Latina y el Caribe, Luis Felipe López-Calva, el representante residente del PNUD en Uruguay, Stefan Liller, la directora ejecutiva de la organización ÁNIMA, Ximena Sommer, y el contador Carlos Alberto Lecueder, en representación de empresas que apoyan a esta entidad. 

De la actividad participaron además integrantes del Comité Directivo de ÁNIMA, el representante residente del PNUD en Uruguay, Stefan Liller, y jóvenes de este centro educativo.

 

¿Qué son los Bonos de Impacto Social?

Los Bonos de Impacto Social, o contratos de pago por resultados, son instrumentos de financiamiento que buscan la articulación entre organizaciones de la sociedad civil (OSC), instituciones públicas, e inversores sociales, donde los inversores financian de antemano la intervención social llevada adelante por la OSC, y la institución pública se compromete a devolverle los fondos a los inversores si -y sólo sí – se alcanzan los resultados previamente acordados entre las partes. De no alcanzarse los resultados, el gobierno no desembolsará los fondos. 

Desde que se lanzó el primer Bono de Impacto Social en el Reino Unido en 2010, el interés por esta herramienta ha crecido en todo el mundo, contando al día de hoy con más de 200 Bonos de Impacto Social en 37 países.

En nuestro país, esta iniciativa se enmarca en la estrategia de apoyo en la promoción de nuevos instrumentos para el financiamiento al desarrollo humano y sostenible, que se encuentra impulsando el MIDES y el PNUD a partir del 2020.

 

Sobre ÁNIMA

ÁNIMA abrió sus puertas en febrero del 2016 con una propuesta educativa para el segundo ciclo de secundaria (4to, 5to y 6to) que consiste en dos orientaciones de Bachillerato Tecnológico: Administración y Tecnología de la Información y Comunicación (TIC). El centro educativo cuenta con la habilitación de UTU-CETP como Educación Media Tecnológica (EMT) en Administración e Informática. Se trata de una propuesta educativa innovadora en modalidad Dual, de gestión privada y acceso gratuito.

 

Galería de imágenes

Descargar todas las imágenes (.zip ~ 21.7 MB)
14 imagenes (.zip ~ 21.7 MB)

Etiquetas