Pasar al contenido principal
Usá protector

En verano solemos hacer viajes para el disfrute; el SRI te suma para tener buenos recuerdos

Los niños menores de 12 años y hasta 1,50 metros de estatura deben ser trasladados en vehículos en “la sillita” correspondiente a su edad y estatura, siempre en el asiento trasero. Mirando hacia atrás -es decir a contramarcha-, puede reducir hasta en un 90% la probabilidad de sufrir lesiones graves o fatales; y a favor de la marcha -mirando hacia adelante-, hasta un 75%.
Imagen de dos niños ubicados en el asiento trasero de un vehículo en su correspondiente SRI cada uno

El Sistema de Retención Infantil –popularmente conocido como “la sillita”- es el equivalente al cinturón de seguridad para adultos. Es una medida pasiva de seguridad; y su uso es obligatorio siempre; no importa la distancia del viaje.

Los elementos de seguridad pasiva minimizan las consecuencias en caso de un siniestro de tránsito. Los de uso universal más popularizados –y de carácter obligatorio en nuestro país- son el airbag, el cinturón de seguridad, el apoya cabeza y el sistema de retención infantil.

Existe una relación peso-talla que define el SRI correcto a usar

Para cada etapa de vida del niño existe un sistema de retención infantil adecuado a las características de su cuerpo.

UNASEV ha publicado una detallada Guía con los principales grupos de sistemas de retención infantil, donde se puede encontrar a qué etapa de crecimiento del niño corresponde cada uno.

Se debe tener en cuenta que a medida que pase el tiempo el niño crece y aunque no le corresponda cambiar de sistema de retención, se deberá ajustar el apoya cabeza y el arnés a su estatura.

Antes de comprar el SRI

Las diferentes marcas y modelos de vehículos definen, según el anclaje que tengan para los cinturones de seguridad, qué silla utilizar.

La mayoría de los sistemas de retención infantil permiten ser anclados con cinturón de seguridad de tres puntas y retráctil; otros cuentan con sistemas de sujeción como Isofix o Latch.

No se puede superponer sistemas de anclaje: si se utiliza Isofix o Latch, no es necesario utilizar el cinturón de seguridad.

Tres tips

Para viajar en la sillita o booster, es preferible que el niño esté sin campera u otro abrigo. Estos dificultan un correcto ajuste del arnés o cinturón; y por ende la efectividad del sistema no es la misma.

El arnés que sujeta al niño al SRI debe estar correctamente ajustado, sin que esté torneado o flojo; pero permitiendo pellizcar levemente el mismo. Si cuenta con broche pectoral, éste debe estar ajustado a la altura de la axila.

De igual forma debe quedar ajustado el cinturón de seguridad, si es que el niño viaja con booster. En este último caso siempre se debe chequear que la banda diagonal pase sobre el hombro, y la horizontal sobre la cadera.

Finalmente, te recomendamos asesorarte para utilizar correctamente los sistemas de retención infantil.  Existen organizaciones como la Dirección Nacional de Policía Caminera, la Fundación Gonzalo Rodríguez y el Automóvil Club del Uruguay que disponen de agendas para este tipo de entrenamientos.

Etiquetas