Pasar al contenido principal

El Video que no fue

16 de Julio, 2019
"El Video que no fue", un experimento social que tiene como protagonista a Camila Rajchman, cuyo objetivo es invitar a la reflexión acerca del uso que le damos a nuestras redes sociales, la responsabilidad que tenemos sobre los contenidos que emitimos, y sobre todo, los que reproducimos, compartimos y reenviamos.

La sociedad uruguaya está fuertemente digitalizada. Cerca de 9 de cada 10 uruguayos y uruguayas son usuarios de Internet y cada vez pasan más tiempo conectados. El chat a través de aplicaciones como Whatsapp y la participación en redes sociales son los dos principales usos que le damos a Internet.

Entre las redes sociales, Instagram comienza a tomar el lugar preferido entre jóvenes y adolescentes, tanto para chatear como para ver y compartir contenidos. Facebook y Twitter se encuentran en primer y tercer lugar respectivamente (datos obtenidos del Informe del Perfil del Internauta uruguayo 2018, Radar).

Los datos muestran que compartimos nuestra vida privada constantemente y lo tenemos naturalizado. El límite de lo privado y lo público está desdibujado, sobre todo en la población más joven.

De esto surgió El Video que no fue, un experimento social que tiene como objetivo invitar a la reflexión acerca del uso que le damos a nuestras redes sociales, la responsabilidad que tenemos sobre los contenidos que emitimos, y sobre todo, los que reproducimos, compartimos y reenviamos. Buscamos poner en agenda la temática de la privacidad de la información y tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos todos en la difusión de contenido privado.

A partir de esta realidad, desde el Instituto Nacional de la Juventud (INJU/MIDES) y la agencia de publicidad PIMOD (agencia a cargo de la ejecución de esta idea) estamos convencidos de que es necesario acercar herramientas para la educación en el uso de las redes sociales y concientizar acerca de la protección de los derechos de las personas, también en el ámbito digital.

La protección de los datos personales y la privacidad de las personas se ven muchas veces vulneradas en el ambiente digital. Al compartir contenidos privados, se vulnera derechos y se promueve la estigmatización de las personas.

Desde que se publicó el video monitoreamos las búsquedas en Internet: video camila rajchman, video intimo camila rajchman, cami rajchman video, video prohibido camila rajchman, camila rajchman hot, entre otros, y encontramos picos altos que muestran que por más que la protagonista solicitó que no se buscara y compartiera el “video íntimo”  las personas buscaron sobre el tema. Se destaca el gran apoyo recibido a través de comentarios, tanto mujeres como hombres,  pero hubo muchos comentarios que la culpabilizaron por haberse filmado, por haber confiado en una "x" persona que la traicionó y envió su video, y otra gran cantidad de personas hizo explícito su deseo de ver el video que nunca existió. Este experimento es también una forma de visibilizar la violencia ejercida, sin distinción del sexo, hacia una persona que podría haberle sucedió el episodio narrado.

A modo de conclusión pretendemos que este experimento social genere un cambio en el comportamiento de los individuos a los que nos dirijamos. Es una campaña que busca sensibilizar y educar a los usuarios con el fin de radicar el envío de materiales del ámbito privado de cada persona. 

 

Ver el video institucional de la campaña en YouTube

Etiquetas