Pasar al contenido principal
Alzheimer

Asociación Internacional de Alzheimer celebra Plan Nacional de Demencia de Uruguay

La CEO de la Asociación Internacional de Alzheimer (ADI, por sus siglas en inglés), Paola Barbarino, visitó Montevideo para reunirse con el ministro de salud pública, Daniel Salinas; el coordinador del programa de salud cerebral del ministerio, Ignacio Amorín, asesor del MSP en la materia, Gustavo Gaye, para avanzar en el Plan Nacional de Demencias cuya elaboración está previsto que culmine en febrero de 2023.
Ministro de Salud Pública y Paola Barbarino

Amorín explicó que hasta hace poco tiempo el Alzheimer era considerado una enfermedad degenerativa no prevenible  pero hoy, la nueva evidencia científica ha demostrado que en algunos casos sí lo es y existen factores que implican una predisposición de contraerla de entre un 20 y un 30 %.

Estos factores de riesgo tienen que ver con hábitos y la hipertensión arterial, que también es un factor de riesgo para el ataque cerebrovascular (ACV): “controlar la hipertensión arterial, hacer actividad física, mantenerse activo intelectualmente, fomentar la interacción social, llevar un estilo de vida saludable y una alimentación balanceada son acciones anti-demenciantes, que evitan la posibilidad de tener un Alzheimer”, explica el experto. Lo mismo ocurre con la diabetes, el tabaquismo y otro tipo de enfermedades no transmisibles.

Uno de los objetivos del Plan Nacional de Demencias, cuyas bases fueron aprobadas por la ADI (Asociación Internacional de Azheimer), es desarrollar un software que permita obtener cifras con mayor exactitud, localización y perfil poblacional de personas con demencia. Hoy, según los datos disponibles, en Uruguay son 50.000 las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer y en función del envejecimiento de la población, se estima que en 2050 habrá 112.000 casos de Alzheimer, un crecimiento del 107 %.

Todos los  sistemas de cuidado, el sistema de salud y el sistema de prevención social se verán afectados por el impacto de esta enfermedad, por lo tanto, cualquier acción que se lleve adelante para prevenir el Alzheimer incidirá favorablemente en los mencionados sistemas; el Plan Nacional de Demencia será una herramienta relevante para actuar en esa dirección.

Las primeras señales del Alzheimer son el olvido de las cosas más recientes y no poder retener información en la memoria a corto plazo, explica el experto. La memoria del pasado más lejano en el tiempo, al estar mejor almacenada, se borra recién en las etapas finales de la enfermedad. Sin embargo, el coordinador del programa de salud cerebral hace hincapié en la importancia de consultar a un especialista, teniendo en cuenta que no todos los olvidos corresponden a síntomas de Alzheimer.

Según Amorín, en Uruguay hay buenos índices de cobertura de estudios neuro-psicológicos que permiten hacer el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer y cuyos resultados demoran entre uno y tres meses, mientras que en otros países como en Inglaterra, puede llevar hasta dos años obtener el resultado. A su vez, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los países, la medicación actualmente aprobada en el mundo para tratar la enfermedad de Alzheimer,  en Uruguay tiene cobertura universal y gratuita mediante el Fondo Nacional de Recursos.

Por último, el Coordinador del programa de Salud Cerebral destacó la importancia de una de las estrategias contempladas en el Plan Nacional de Demencias: el apoyo y entrenamiento específico a los cuidadores, desarrollando herramientas que estimulen y fortalezcan su capacidad para desempeñar la tarea, así como la contención necesaria para manejar el natural desgaste que implica en aras de asegurar la calidad de la atención a las personas que transitan la enfermedad.

Este Plan Nacional de Demencias previsto para febrero de 2023 es el segundo en América Latina -el primero es de Chile- y en su elaboración estuvieron implicados todos los actores relevantes del país, especializados en la materia.

 

Etiquetas