Pasar al contenido principal
Campaña

Recomendaciones para el uso adecuado del lenguaje sobre discapacidad

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) define a las personas  con discapacidad  como  “aquellas que tengan deficiencias  físicas, mentales, intelectuales  o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”
""

Cotidianamente se escucha hablar de “discapacitados”, personas con “capacidades diferentes”, “inválidos”, “minusválidos” etc. Términos que, más allá de las buenas intenciones con las que se puedan utilizar, conllevan cargas valorativas que es preciso comenzar a cuestionar. En este sentido, un aspecto interesante a destacar de la definición propuesta por la CDPD es la idea de “persona con discapacidad”, lo cual enfatiza ante todo su calidad de persona, es decir, de sujeto de derecho.

Asimismo, plantea que “la discapacidad es un concepto que evoluciona”. Actualmente se han generado nuevas discusiones las que conviven con la terminología utilizada en el marco de la CDPD y que proponen conceptualizar “persona en situación de discapacidad”. De esta forma, se retoma la idea planteada de sujeto de derecho, y se enfatiza la discapacidad como construcción social, donde las personas son “ubicadas” en esa situación de desventaja y desigualdad a partir de las barreras que enfrentan cotidianamente.

Se han identificado básicamente 5 tipos de barreras: actitudinales, de acceso a la información, comunicacionales, físicas y arquitectónicas.

Generar las condiciones que permitan superar dichas barreras implica el compromiso de todas las personas.

 

Descargas

Descargar todos los archivos adjuntos (.zip ~ 3.5 MB)

Etiquetas