Pasar al contenido principal
Discapacidad y Rehabilitación

Discapacidad y Rehabilitación en lesionados por siniestros de tránsito

El 21 de noviembre se conmemora el “Día mundial en recuerdo a las víctimas del tránsito”, y esto supone no sólo el cuidado y la atención puesta en las muertes, sino en los sobrevivientes que han sufrido lesiones como consecuencias de los mismos.
Día mundial en recuerdo a las víctimas de tránsito

Uruguay dispone de datos valiosos registrados y publicados por UNASEV

El 2020 estuvo marcado, a partir de marzo, por el inicio de la pandemia de covid-19 en nuestro país, por tal motivo fue un año atípico para los índices de siniestralidad que se ubicaron en valores mínimos históricos con una tasa de mortalidad de 11,1 habitantes cada 100.000, además de haberse registrado también un descenso en la mortalidad de 7,3% y de 6,1% de lesionados graves.

Estos valores marcan la tendencia decreciente en la siniestralidad uruguaya, sin embargo, es necesario advertir que en los meses pre covid (enero y febrero) se había observado un aumento del 40% más de fallecidos respecto a 2019 para el mismo período.

Un gran número de estas personas con lesiones graves presentarán deficiencias físicas, sensoriales o psicosociales y discapacidades a largo plazo, las que requieren atención de rehabilitación compleja precozmente con el fin de prevenir complicaciones e iniciar tempranamente la recuperación funcional, la provisión de ortesis y ayudas técnicas; las adaptaciones en el hogar, el entrenamiento en las actividades de la vida diaria y recibir el apoyo psicológico y social.

La rehabilitación comprende un conjunto de medidas e intervenciones dirigidas a recuperar el funcionamiento personal, lograr la mayor independencia posible y la inclusión social. Dicho proceso debe ser coordinado, continuo, interdisciplinario, centrado en el paciente, en servicios calificados, de modo de obtener los mejores resultados.

Desde el Programa de Discapacidad del Ministerio de Salud Pública (MSP) se entiende imprescindible robustecer los servicios de rehabilitación para que sea accesible tempranamente, de la complejidad adecuada a las necesidades del paciente, continuo y de calidad, articulando acciones con los servicios de rehabilitación dentro del Sistema Nacional de Salud.

Desde el MSP se han relevado los recursos disponibles en el territorio nacional y ya se cuenta con información de base. El paso siguiente será comenzar a diseñar y construir en forma progresiva una red de servicios de rehabilitación, según niveles de complejidad, que permita el acceso a esta modalidad de atención de calidad para quien lo necesite y donde lo necesite.

Si bien los traumatismos resultantes del tránsito generan en su mayoría lesiones y discapacidades a nivel de las funciones corporales motrices, no son pocos los casos en los que se sufre de otro tipo de discapacidades de orden sensorial (auditivas-visuales), mental (intelectuales, cognitivas, neurológicas) o mixtas. Todos estos tipos de discapacidades exigen un proceso de rehabilitación integral y medidas dirigidas hacia las personas afectadas, sus familias y la comunidad.

Finalmente es necesario enfatizar que las acciones más efectivas para combatir este flagelo siguen estando en la prevención. El uso de los sistemas de retención adecuados para cada edad ,  colocados correctamente: casco, chaleco reflector, cinturón de seguridad, los controles de niveles de alcohol y la capacitación de los conductores siguen siendo las medidas más valiosas para evitar estos siniestros y con ello los costos humanos, sanitarios, financieros y sociales que provocan en las víctimas y en toda la sociedad.

Etiquetas