Pasar al contenido principal
Coronavirus

Intercambio de información sobre COVID-19 entre referentes de la academia y referentes de medios de comunicación

Con el objetivo de transparentar la información y brindar tranquilidad sobre las medidas que está tomando el gobierno en relación a la emergencia sanitaria por el avance del COVID-19, la Secretaría de comunicación de Presidencia de la República organizó un intercambio entre comunicadores y los académicos Julio Vignolo (epidemiólogo) y Jorge Facal (infectólogo), integrantes del Comité de Gestión de Crisis que se reúne a diario en el Ministerio de Salud Pública (MSP) para realizar el seguimiento de la situación y realizar recomendaciones a las autoridades.
intercambio entre medios y referentes de la academia

Facal explicó que el virus denominado indistintamente COVID-19 y SARS COV-2 pertenece a una familia de virus con muchos años de circulación presentando cuadros leves. La mutabilidad experimentada nos encuentra en una situación que requiere preparar a todo el sistema sanitario ante la inminencia de centenares de casos en los próximos días. La alta propagación del virus nos encuentra actualmente al borde de la propagación comunitaria luego de atravesar los primeros brotes asociados al foco inicial.

Los síntomas más habituales son fiebre, tos y dificultad al respirar, acompañados de decaimiento, dolores musculares, articulares y abdominales, cefaleas, y en ocasiones diarrea. En casos graves la infección puede causar neumonía, insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal e incluso la muerte, como indica el MSP.

La duración de los síntomas no se puede determinar, ha demostrado variabilidad en los pacientes. La incubación (período entre que la persona se infecta y aparecen los síntomas) puede ir de 2 a 12 días, promedialmente se ha ubicado entre 5 y 6. Una vez que los síntomas se manifiestan su período de retroceso se ha establecido entre 8 y 15 días. Los casos comunes muestran la presencia de fiebre como el síntoma que retrocede más rapidamente. La tos, dolores de cabeza y musculares son los de mayor prolongación en el tiempo. Pero una vez desaparecidos los síntomas la persona puede continuar trasmitiendo el virus durante 14 días, lo que extiende el período de aislamiento a 30 días tomando en cuenta que la fase sintomática puede alcanzar también dos semanas.

Actualmente los laboratorios están recibiendo entre 80 y 100 test diarios pero se pueden procesar únicamente el 10%. A este dato hay que agregar que el 50% de los casos procesados dan resultado positivo.

La capacidad del sistema hace pensar que en los próximos días y en tanto se cambie de fase las personas a quienes se les realice el test van a ser perfiles cada vez más específicos. Quienes presentan síntomas leves (80% de los infectados) serán quienes seguramente no se les realice el test, dando prioridad a personas que se encuentren internadas, trabajadores de la salud, bomberos y policías.

Consultados por la efectividad del test de diagnóstico diseñado en conjunto por científicos de la Universidad de la República (UdelaR) y del Instituto Pasteur, señalaron que aún se encuentra en proceso de validación.

Actualmente este virus genera incertidumbres y pocas certezas, como la posibilidad de reinfección, el tiempo que va a llevar controlar esta pandemia, si se va a lograr la inmunidad permanente, si el virus mutará, entre otras. La mayor certeza que tenemos actualmente es cumplir con el distancimiento social para bajar el contagio antes de que llegue el invierno, destacaron los especialistas.

En las próximas horas el departamento de Epidemiología del MSP brindará información que dará certezas del grado de dispersión comunitaria que presenta el virus. Vignolo y Facal afirmaron que con esta evidencia científica se podrán tomar otro tipo de medidas y no descartaron ninguna.

La proyección de casos indica un aumento seguro y volvieron a remarcar la importancia de que la población no modifique su conducta de aislamiento y distanciamiento.

Recomendaciones

Vignolo y Facal insistieron que la principal recomendación es el distanciamiento social, para lo cual es necesario despertar la conciencia de la población sobre esta medida y lograr la meseta de casos.

Consultados sobre la población que no puede someterse a cuarentena volvieron a insistir con el distanciamiento como principal medida, destacando además que la mascarilla no es una medida de prevención y se está generando una sensación de falsa seguridad con su uso.

Se destacó que los animales domésticos no son un problema actualmente en la transmisión del virus y existe poca probabilidad de que lo sean.

No existe recomendación científica para remedios caseros que circulan entre la población.

El Oseltamivir, conocido normalmente como Tamiflú, no está demostrado que sirva para estos casos.

 

Etiquetas

Si encontraste algún error en este sitio: ayudanos a mejorarlo.