Pasar al contenido principal
Salud mental

13 de enero: Día Mundial de Lucha contra la Depresión

El Ministerio de Salud Pública (MSP) se suma a la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, recordando la importancia de hablar de la temática con el fin de concientizar y sensibilizar a la población, teniendo en cuenta que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta patología vinculada a la salud mental, afecta a más de 300 millones de personas en el mundo.
Persona sentada

A nivel de la región, la Organización Panamericana de la Salud estima que 1 de cada 4 personas en las Américas padece enfermedades mentales, siendo la depresión una de ellas. Se trata de una enfermedad común pero grave que tiene un fuerte impacto en la vida cotidiana y afecta la capacidad de los individuos de trabajar, dormir, estudiar, comer y disfrutar de la vida.

La depresión es una patología multifactorial, causada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.

Algunas investigaciones indican que el riesgo genético de contraer depresión es el resultado de la influencia de varios genes que actúan junto con factores ambientales y otros factores de riesgo.

Si bien, algunos tipos de depresión tienden a darse en familias, también puede ocurrir en personas sin antecedentes familiares de depresión. Es importante destacar, en este escenario, que no todas las personas con enfermedades depresivas manifiestan los mismos síntomas. La gravedad, frecuencia y duración de los síntomas varían dependiendo de la persona y su patología específica.

Nuestro país cuenta con un Plan de Salud Mental, para dar respuesta este problema con distintas estrategias de abordaje que pueden ser grupales o individuales dependiendo del caso concreto.

Datos clave que proporciona la OPS para identificar un posible cuadro de depresión:

  • La depresión es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.

  • Las personas con depresión suelen presentar varios de los siguientes síntomas: pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio.

  • La depresión no es un signo de debilidad. Se puede tratar con terapias con medicación antidepresiva o con una combinación de ambos métodos.