Pasar al contenido principal

Semana Salud Bucal 2020

La consulta periódica del adolescente

La consulta periódica de los adolescentes con el odontólogo es de suma importancia porque es una oportunidad para que esta población se pueda informar e intercambiar con el especialista sobre medidas de prevención de patologías relacionadas con la presencia de placa microbiana, como son las caries y paradenciopatías, para lograr su diagnóstico y adecuado tratamiento.
Odontóloga con paciente en consulta

A su vez, hay dos características particulares de esta población que son importantes a la hora de la consulta con el odontólogo. Una de ellas es que, por lo general, son vulnerables a la oferta de consumo de alimentos con alto contenido de azúcares refinados y la relación entre la ingesta de estos alimentos y la higiene bucal es desordenada o insuficiente, por lo que son más susceptibles a las patologías mencionadas previamente.

Por otro lado, cada vez más, recurren a la colocación de piercings bucales, que pueden ir en la lengua, mejilla y labios atravesando, en general, los tejidos blandos. Estas intervenciones pueden ocasionar dolor e inflamación de la zona en la que se coloca el adorno, lo que puede derivar rápidamente en infección.

Además, en el caso de la lengua, por ser muy vascularizada e inervada pueden darse hemorragias, pérdida parcial del gusto y alteraciones en su motricidad. En muchos casos también se presentan alergias asociadas al material del piercing.

A más largo plazo se suman otros perjuicios posibles debido al uso de los piercings en estas zonas de la boca como: retracción gingival que puede devenir en enfermedad periodontal (se agrava cuando las personas son fumadoras), traumatismos dentarios, halitosis (feo aliento), deformaciones maxilares, alteraciones en el habla (sobre todo para pronunciar las letras R, S, T y L), rechazo e ingestión del piercing.

Un correcto cepillado dental con cuidado de que no se enganche el piercing y la utilización de un enjuague bucal antibacteriano luego de cada comida son medidas de prevención importantes para la prevención de las infecciones.

De esta forma la conducta del odontólogo adquiere singular importancia, debiendo centrarse en la prevención, informando a los adolescentes de las consecuencias que dicha práctica tiene en la salud bucal y por lo tanto en su bienestar general.

Etiquetas