Pasar al contenido principal
Aedes aegypti

Participación de escuelas en la vigilancia del Aedes aegypti a través del uso de ovitrampas en Fray Bentos

En el marco del cambio de estrategia para la vigilancia de Aedes aegypti, mosquito vector del dengue, zika y chikungunya, el Ministerio de Salud Pública (MSP) desde 2019 ha implementado el uso de ovitrampas distribuidas en forma de red. Actualmente el proyecto se está desarrollando en las escuelas públicas y privadas de la ciudad de Fray Bentos.
Salón de clases

Para el control de esas enfermedades es necesario hacer foco en el control del mosquito. Para ello son importantes los cambios de hábitos, así como la adopción de buenas prácticas y medidas de ordenamiento básico en las que los niños pueden ser protagonistas en su uso y difusión; de esta premisa surge el proyecto: “Participación de escuelas en la vigilancia del Aedes aegypti a través del uso de ovitrampas”.

Con el objetivo de concientizar al personal docente, no docente y estudiantes sobre el riesgo de la trasmisión de enfermedades del mosquito Aedes aegypti y las medias de prevención que pueden adoptarse, el proyecto consiste en la colocación de trampas en todas las escuelas de Fray Bentos para que formen parte de la red de vigilancia entomológica de insectos. De esta manera se puede monitorear la presencia y abundancia del mosquito en las escuelas, comprobando la evolución de la productividad de las ovitrampas según la época del año (estacionalidad).

Las ovitrampas son realizadas con un recipiente cilíndrico de plástico color negro, de un litro de capacidad, etiquetado con los datos de identificación de la trampa. Dentro llevan agua y una tira de papel con fecha y número de trampa, sujeta con un clip que cubre toda la pared seca donde se va a dar la oviposición, pudiendo resultar positivo o negativo en cuanto a la presencia del vector en la zona donde se colocan.

El seguimiento de estos valores permitirá, junto a la comunidad involucrada, tomar medidas de control ante un aumento de mosquitos identificado a través del número de huevos colectados. Los niños serán protagonistas de las alertas e impulsarán los cambios de conducta necesarios para revertir la tendencia en el área de influencia de su escuela.

En estos dos años de trabajo se han instalado 1000 trampas según esta metodología en 12 departamentos con el fin de a prevenir futuros brotes de arbovirosis.

Etiquetas