Pasar al contenido principal
III Foro de Inversión Europea

Arbeleche: Fortalezas para invertir en Uruguay son reglas de juego claras, estabilidad macro y estímulos fiscales

Durante el transcurso del primer panel del III Foro de Inversión Europea en Uruguay, organizado por la Delegación de la Unión Europea, la Eurocámara y la Cámara de Comercio y Servicios, la ministra de Economía Azucena Arbeleche expresó que el acuerdo Unión Europea-Mercosur sería muy bueno, y que Uruguay está listo para ir adelante con esta alianza.
Foro Inversión Europea

La ministra Arbeleche encabezó el primer panel del Foro junto María Martín-Prat, directora de DG Comercio de la Comisión Europea, a Alberto Charro Pastor, presidente ejecutivo del BBVA, a Philippe Trapp de Accor y a Sergio Fogel, cofundador y director de la empresa dLocal

Acerca de la posibilidad de cerrar el acuerdo UE-Mercosur la ministra de Economía Azucena Arbeleche indicó que “el canciller (Francisco Bustillo) fue claro en la preocupación y las ganas que tiene Uruguay en finalmente concretar este acuerdo. Uruguay y los países del bloque estamos todos para dar ese paso, y si por algún motivo no se concreta, lo que se visualiza hacia adelante no es más que una mayor integración en términos económicos y en términos comerciales, que se añaden a los vínculos históricos que ya tenemos entre Uruguay y el Mercosur, en general, y la UE”.

Sobre la situación económica y los efectos de la pandemia, Arbeleche explicó que “Uruguay se ha caracterizado por un manejo diferente, con resultados hasta la fecha diferentes, en lo que tiene que ver con la gestión sanitaria, social y económica de la pandemia”.

“Aunque en los últimos días hemos tenido resultados de los test positivos que son superiores a la situación anterior, con lo cual no hay lugar para complacencia, tenemos que seguir todos los uruguayos es con una actitud muy firme de libertad con responsabilidad, que nos lleva a una libertad solidaria. Porque si no tenemos las medidas sanitarias vamos a dar marcha atrás no solamente en lo sanitario -que es lo más importante- sino también en lo económico y fundamentalmente en el empleo, que es nuestra preocupación en el día de hoy”, indicó la ministra.

Y añadió que “en la comparación internacional Uruguay ha tenido un buen resultado, y eso en primer lugar fue por un manejo sanitario en donde los test de diagnóstico han sido muy importantes, inicialmente se puso énfasis en el diagnóstico y en el rastreo para ver cuál era el nexo de la persona contagiada”.

“También el rol que ha tenido el grupo de asesores científicos (GACH) ha sido muy importante, la aplicación de tecnología como la app CoronavirusUY ha sido importante para cuidarnos, y obviamente el liderazgo del presidente y este mensaje claro de que no estaba en manos del gobierno sino de todos los uruguayos el tener determinada conducta; por lo tanto estos buenos resultados obedecen a todos los uruguayos”, expresó.

“En lo que hace a lo estrictamente económico, la gran diferencia fue en forma muy temprana tomar una decisión de no ir a una cuarentena general y desde el Ministerio de Economía trasmitir esta idea de que los motores de la economía tenían que seguir funcionando. Hoy lo vemos y con el diario del lunes quizás es más fácil apoyar esta decisión, pero cuando en marzo salimos con esta postura la incertidumbre era muy grande. Hoy estamos revisando los protocolos sanitarios para que las actividades puedan seguir funcionando acorde a cómo evoluciona la pandemia en el país”, prosiguió Arbeleche.

El último dato que tenemos de actividad es lo que corresponde al segundo trimestre de este año, lo que son las cuentas nacionales, cuanto ha sido la evolución del producto, de ahí tenemos una comparación de ese segundo trimestre de este año con respecto al segundo trimestre del año anterior que es una caída de un 11 por ciento. Es muy fuerte, pero cuando miramos la comparación regional e internacional, es de los países que menso caída ha tenido y ceo que eseto esta asocialdo con la movilidad que ha tenido. El mundo parece enfrentar una segunda ola de pandemia, y tenemos más casos en Uruguay.

En cuanto a la situación económica actual, la ministra Arbeleche destacó que a la fecha, y luego de la caída del producto visualizada en el segundo trimestre, “hasta la fecha no hay un deterioro en ninguno de los indicadores. Por el contrario, en lo que se refiere a la recaudación de la DGI, a la venta de combustibles y a la demanda de energía eléctrica y el mercado laboral, todo nos muestra que hay una recuperación. Leve pero la recuperación sigue. Por lo tanto seguimos con la estimación de que en este año la caída va a ser de 3,5 por ciento del producto, y esto está muy en línea con lo que piensa el resto de los analistas para este año. Nuestra próxima actualización va a ser a inicios del año que viene”, afirmó.

“En el mercado laboral, si uno mira los datos de setiembre, éstos muestran una leve mejora. Si bien la tasa de empleo mejoró un poco, vemos que hay más gente trabajando y más gente buscando trabajo, lo que nos da la tasa de actividad, con lo cual esto es una buena noticia. Quienes además están trabajando tienen más horas trabajadas, y lo que llamamos el ocupado ausente -que tiene una relación laboral pero no está presente en ese momento- en el mes de setiembre bajó significativamente”, dijo.  

La ministra explicó que “el sector servicios en el mundo ha tomado un papel más preponderante en lo que es la contribución al producto como a las exportaciones. En la contribución al producto en los países desarrollados es del 76 por ciento, en tanto en los países en desarrollo es de. 56 por ciento. Y en Uruguay estamos en el 70 por ciento de la contribución al producto”.

“A nivel mundial el año pasado la mitad del empleo surge del sector servicios, esto es una tendencia a nivel mundial y Uruguay no escapa de esa lógica. También en el mundo, cuando hablamos de servicios ya no solo hablamos de los tradicionales, el turismo, la logística, el transporte. Estamos hablando también de los servicios de comunicación, de información, de tecnología, los servicios profesionales, de diseño, y parte de estos servicios son los llamados servicios globales, lo que sucede cuando una empresa decide separar una parte de su proceso en el exterior”, indicó.

“En el caso uruguayo, el sector ha tenido una dinámica mayor que los sectores relacionados con los bienes y esto hace que hoy casi el 70 por ciento del producto proviene del sector servicios. Y a nivel de empleo que es la gran preocupación que tenemos desde la política económica, tenemos que el 73 por ciento del empleo hoy en Uruguay viene del sector servicios. Es bien relevante. Dentro de lo cual, lo que es el sector comercio es el 18 por ciento del empleo. Y si se junta lo que son los servicios profesionales, financieros, de seguros e informática, esto nos llevaría a un total de un 13 por ciento. Los servicios están teniendo un rol preponderante”, dijo la ministra.  

“En las exportaciones vemos lo mismo. Hoy la tercera parte de las exportaciones totales de Uruguay, de bienes y servicios, corresponde a servicios, y dentro de estos los no tradicionales van teniendo un rol cada vez más importante”, explicó.

“Lo que está haciendo Uruguay, no solo para atraer las inversiones de servicios, sino en general, con activos desde hace mucho tiempo, es ser un país donde las reglas de juego están claras y se respetan, y eso es un activo imponderable, eso nos hace confiables, que se pueda invertir, que se pueda exportar, que se pueda repartir los dividendos, etc.”

“Uruguay es un país que tiene muchos talentos, y si bien tenemos que afinar la educación y hacer una educación mucho más adecuada a la demanda de nuestras empresas, tenemos una ventaja natural. Tenemos también una cohesión social desde larga data y una estabilidad macroeconómica, que aunque en el último tiempo se había debilitado y que en la nueva Administración a través de la ley de Presupuesto -que se está discutiendo en este momento-, a través de la ley de urgente consideración, a través de distintas disposiciones ha mostrado que hay una nueva institucionalidad fiscal, que necesitamos unas finanzas públicas mucho más ordenadas y también en lo monetario. El Banco Central ha sido bien claro en que la política monetaria tiene que ser más transparente y focalizada en el objetivo de bajar la inflación”, explicó la ministra.

Y prosiguió diciendo que “agregaría algo específico que tiene que ver con los incentivos fiscales, que también hacen que sea atractivo, que es el empujón, quizás final, que hace sea conveniente y atractivo invertir en Uruguay y de aquí exportar al resto del mundo, ya sea de empresas uruguayas o empresas internacionales que se radican y exportan”.

“En materia de incentivos fiscales tenemos la ley de promoción de inversiones del año 1998, la  Comap, la ley de zonas francas -desde el 87, y es importante porque más del 80 por ciento de los servicios globales se exportan desde la zonas francas-. Y después tenemos los regímenes de puertos y aeropuertos libres, que son fundamentales para el área de logística.”

“Tenemos además una serie de decretos específicos para servicios globales, como el de setiembre del año pasado, que todavía quedan por reglamentar algunos aspectos como el que tiene que ver con el trabajo calificado. Este decreto es muy similar a uno del 2014 que es el de centro de servicios compartidos, en este caso tenemos un único proyecto presentado con lo cual a través de distintos indicadores como la generación de empleo se logra acceder a exoneraciones en el Irae, están bajo revisión”, explicó.

“Además han sido muy exitosos los instrumentos para los call center, los centros de atención a distancia, ese paquete de incentivos ha funcionado muy bien, y también los incentivos para la industria de software, y agregaría que tenemos un decreto del 2013 donde también con la generación y desarrollo de productos y servicios biotecnológicos, detalló.

La ministra Arbeleche puntualizó luego que “no me gusta esta dicotomía entre bienes y servicios, porque muchas veces el valor agregado que tiene un bien está asociado a los servicios que están detrás de ese bien. Cuando Uruguay accede a la cuota 481 en Europa, en parte es posible porque detrás de esa carne que se exporta hay todo un proceso de trazabilidad, hay un servicio asociado que nos da la garantía que es lo que está detrás de ese bien que se exporta. También en el sector agrícola los grandes avances que se han hecho tienen que ver con la bioctecnología, con el paquete de siembra indirecta, pero también con los contratos y los servicios agrícolas, a nivel de inteligencia artificial; por lo tanto no deberíamos de mirar esto como algo dicotómico, y que el desarrollo de la inversión en servicios es buena por los servicios en sí mismos, pero además porque agrega valor a nuestros bienes”.

Para finalizar, la secretaria de Estado explicó que “las ventajas que tiene Uruguay para el desarrollo del sector servicios, tienen que ver con las ventajas que tenemos para la radicación de inversiones, tanto nacionales como extranjeras. Todo ese marco de incentivos fiscales que para cualquier empresa del exterior o de Uruguay tenemos. De hecho, Uruguay ha tenido muy buena evolución en la exportación de servicios globales, no tradicionales, y si miramos la comparación en América Latina, del 2009 al 2019, Uruguay es el país donde más ha crecido la exportación de servicios. Y por otro lado es interesante que si uno separa todas las exportaciones de bienes y servicios de Uruguay, los ítems que aportan más son la exportación de servicios globales, exportación de turismo, de carne y de madera y forestación. Hay una combinación de servicios y de bienes, que atrás también tienen sus servicios”.

En concreto, para conocer cómo nos posiciona el acuerdo UE-Mercosur “hay que tener presentas dos elementos: el tener la autorización en ese mercado, y luego el otro elemento es que acá no tenemos aranceles cuando exportamos nuestros servicios, pero lo que hay es que el país que compra ese servicio cobra un adelanto de lo que va a ser el impuesto a la renta de la empresa exportadora. Eso hace que alguna manera sea un arancel. Y en el acuerdo tenemos un capítulo muy amplio y muy completo sobre el tema servicios”.

“En cuanto al adelanto que cobran los países a los cuales exportamos, es importante saber que para evitar la doble imposición hemos avanzado muchísimo en la firma de acuerdos que evitan la doble imposición con muchísimos países del mundo, y en este caso europeos, como por ejemplo Italia, con el que en estos días hemos cerrado el acuerdo. En definitiva, esta asociación sería muy buena para Uruguay, en materia de servicios abriría todo un nuevo espectro, y Uruguay está listo para ir adelante con este acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea”, finalizó la ministra.  

Etiquetas