Pasar al contenido principal
Ingreso excepcional a Uruguay durante la emergencia sanitaria: conocé los trámites, requisitos y preguntas frecuentes.
Día del Exportador 2020

Ministra Arbeleche: Lo que se destinó a políticas sociales, los números de la economía y la agenda de competitividad

Creación: 18/12/2020
Última actualización: 21/12/2020
La ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche y el viceministro de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales del Ministerio de Economía de Brasil Roberto Fendt participaron de una conferencia virtual organizada por la Unión de Exportadores del Uruguay y el Banco República en la que presentaron los actuales desafíos y perspectivas para las economías de Uruguay y Brasil respectivamente, en el actual contexto de incertidumbre marcado por la pandemia mundial.
Día del Exportador 2020

La ministra Arbeleche, que participó acompañada de la coordinadora de Política Económica Marcela Bensión y el director de la Asesoría Política Comercial Juan Labraga, indicó, en un resumen de lo que ha sido la actividad de esta Administración desde que asumió en marzo, que “este año lo recordaremos en la historia por lo que es la pandemia y el efecto que el Covid 19 ha tenido tanto en lo social como en lo sanitario y en lo económico”.

“Y es en estos tres frentes que desde el Ministerio de Economía y Finanzas hemos respondido, poniendo a disposición los recursos necesarios para enfrentar la pandemia en estas tres dimensiones. De esta manera preparamos nuestro sistema sanitario, ampliamos la cobertura social -muchas veces cobertura que tuvo que dar otras soluciones, porque que no estaba pensada para situaciones extraordinarias como la que tuvimos que atravesar este año- y por otra parte se dio un foco especial a los sectores más vulnerables, especialmente a través del apoyo que dio el Ministerio de Desarrollo Social”, dijo Arbeleche.

“Por otra parte pusimos a disposición una serie de medidas para atender los aspectos económicos, haciendo hincapié en los trabajadores y en las empresas más vulnerables, las pequeñas y medianas. En este sentido, quizás el instrumento más notorio son los créditos garantizados por el Estado a través del SiGa”, expresó.

“Hoy estimamos que vamos a cerrar con un gasto asociado a la pandemia -que el Poder Legislativo, el Parlamento todo, en un acto que con mucha responsabilidad todos nuestros parlamentarios votó la creación del Fondo Coronavirus-, que va a ascender a unos 770 millones de dólares, donde los mayores rubros de los egresos corresponden a la cobertura, al apoyo que ha dado el Mides, a los apoyos para los seguros de desempleo y a la resignación de aportes del sistema de seguridad social”, reafirmó Arbeleche.

“Los motores de la economía han seguido funcionando, obviamente ajustados por las circunstancias de la pandemia, y ayer conocimos los datos de cuentas nacionales que corresponden al tercer trimestre bajo una nueva metodología. Las cifras nos indican que en el tercer trimestre el producto creció en relación al trimestre anterior -desestacionalizado- un 7,8 por ciento, con lo cual estaríamos dejando atrás la recesión económica.”

“Si vamos a la comparación interanual -con la nueva metodología-, la actividad en el tercer trimestre, habría caído 5,9 por ciento. Las nuevas cifras del Banco Central nos indican que la totalidad del producto hoy es mayor, pero que la economía estuvo prácticamente estancada desde el 2017 hasta inicios del 2020, los tres años previos al Covid. Para el período 2017-2019 el crecimiento fue, en lugar de 1,5 por ciento que era lo que teníamos con las cifras calculadas con la vieja metodología, ahora pasó a ser de un 0,8 por ciento, con todos los problemas que sabemos y los cuidados que hay que tener al considerar los promedios. Si consideramos el crecimiento acumulado en ese período, vemos que la diferencia de crecimiento con la nueva metodología es de 2 puntos porcentuales. Estos datos nos indican que la caída del PIB podría estar en el entorno de 5,5 por ciento para este año. Nuestra estimación, del equipo económico, de caída para este año con la vieja metodología, estaba entre el 3,5 y 4 por ciento, y hoy a la luz de los datos de ayer, la caída estaría más cercana al 4,5 por ciento para este año. Pero falta que el Banco Central publique las cifras de este trimestre con la vieja metodología.”

Arbeleche resaltó que “la lucha contra la pandemia ocupó buena parte de nuestro tiempo este año, pero no por eso hemos dejado de lado las reformas estructurales que el país necesita. Es así que en la ley de urgente consideración, y en el Presupuesto Nacional, y en otras medidas que tomó el gobierno, se pauta un cambio en temas importantes que constituyen la base para las transformaciones que necesita el país en materia de competitividad”.

“Quisiera destacar -en ese sentido- la nueva institucionalidad fiscal, que incluye una regla fiscal y que está marcando un hito en la historia fiscal de nuestro país. En efecto Uruguay ha sufrido los efectos del exceso de gasto en los momentos de crecimiento económico y la falta de recursos en los momentos de recesión. La implementación de una nueva regla fiscal, basada en el balance estructural y con un tope de gasto, busca alcanzar una trayectoria fiscal sostenible en el tiempo que permite una mayor previsibilidad macroeconómica, pero además nos permite asegurar la sostenibilidad de las políticas sociales, aspecto sobre el cual hemos venido insistiendo.”

“Tenemos por otro lado cambios en la gobernanza de las empresas públicas que son innovaciones, tanto en la ley de urgente consideración como en el Presupuesto Nacional. Pedimos así que se defina una regla financiera que complementa la normativa actual para asegurar que la inversión que toda la sociedad hace en estas empresas públicas, tenga rendimientos que se puedan medir adecuadamente y que se rinda cuenta con su patrimonio y se rinda cuentas a la ciudadanía sobre ese retorno. Esto quiere decir que los subsidios que tengan que dar las empresas públicas, y que apoyamos, tengan que considerarse en la medida de los retornos.”

“Es particularmente importante el trabajo que ha realizado el Comité de Expertos en materia de combustibles y que estos días ha dado a conocer. La alineación de los combustibles a lo que son las tarifas de la región constituye un elemento clave en términos de competitividad. Resta ahora que el Poder Ejecutivo haga su propuesta y la eleve a la Asamblea General, elemento que ocurrirá en las próximas semanas.”

“Quisiera destacar también las ganancias de eficiencia en materia de gasto público. Apenas asumió esta Administración se publicó un decreto que establecía o exhortaba a una reducción importante en los recursos públicos que implicaba un ahorro sustantivo luego de realizar las reasignaciones correspondientes y las priorizaciones de las tareas”, sostuvo la ministra.

“A pesar del año complicado, podemos decir con satisfacción que se han logrado importantes ahorros, y esto no tiene nada que ver con lo que son los fondos destinados a hacer frente a la pandemia, que, como dije, están encapsulados en el Fondo Coronavirus.”

“Se aprobó el Presupuesto quinquenal, en total cumplimiento con el compromiso de no aumentar impuestos, esto también es pro competitividad. Se rompió con la lógica de que todos las mejoras en las cuentas fiscales tenían que provenir de mayores ingresos del Estado, que no son ni más ni menos que mayores impuestos que paga la ciudadanía. Se apostó al ahorro para mejorar estas cuentas fiscales, y para adelante contamos con retomar la senda de crecimiento sí nos va a llevar a aumentos genuinos en los ingresos del Estado. Por otro lado el Presupuesto se elaboró con la idea de tener un mayor seguimiento y cuidado de los dineros de todos los uruguayos.”

“En materia de negociaciones salariales, se conversó intensamente con todos los actores sociales, destacamos la responsabilidad y la madurez cívica de parte de todos los actores, priorizando claramente en las rondas salariales el empleo, que es el principal desafío que tenemos entre manos. Se acordó que los salarios reales iban a acompasar la evolución de la economía en este año considerado como extraordinario.”

Inserción internacional

“En materia de inserción internacional, me gustaría compartir algunas cifras internacionales y locales, que nos van a permitir ubicarnos en el contexto internacional, para luego compartir alguna de las iniciativas que hemos tomado y los objetivos que tenemos en esta materia.”

“La pandemia ha tenido un impacto importante en el comercio internacional, sin embargo ha sido menor a lo que inicialmente se estimaba. En las previsiones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en abril, se decía que la caída en materia comercial podía llegar hasta un 32 por ciento. En octubre esa previsión fue de un 9 por ciento, lo cual sigue siendo un impacto muy importante. En este momento la variación interanual de los primeros nueve meses de este año nos lleva a que tenemos una caída de un 11 por ciento”, continuó Arbeleche.

“Podemos decir que a fines de noviembre parte de las medidas excepcionales del comercio, tanto las restrictivas como de liberalización han sido eliminadas, hasta noviembre de este año se contabilizaban unas 343 medidas comerciales impuestas por diferentes países del mundo tanto para restringir las exportaciones, insumos y equipos médicos, como para facilitar las importaciones de estos mismos productos. Sin embargo el 22 por ciento de las políticas de liberalización y el 37 por ciento de las políticas restrictivas que se han tomado en la emergencia ya han quedado de lado.”

“Las exportaciones de América Latina vienen en un sendero de recuperación, no obstante las ventas de América Latina al mundo siguen cayendo. En lo que refiere al Mercosur tenemos una caída interanual de un 8 por ciento, algo similar ocurre para Centroamérica, en el caso de México la caída es de un 14 por ciento y en el caso de los países andinos es de un 20 por ciento.”

“Es importante señalar que en cuanto a los precios de los commodities en este momento se está observando una evolución favorable, especialmente en lo que es el segundo semestre de este año, cómo marca el índice de precios de commodities de Bloomberg, y esto sería un elemento positivo en lo que puede ser el año 2021.”

“En síntesis, vemos que el golpe del Covid 19 al comercio internacional ha sido muy fuerte, pero menor a lo que se esperaba inicialmente. Y por otro lado la recuperación de los precios de los commodities se puede ver como una buena señal a la hora de trazar las perspectivas para el 2021”, explicó.

“En el caso uruguayo, la información preliminar es que tenemos unas exportaciones que tienen un descenso de 2,5 por ciento en el mes de noviembre, excluyendo zonas francas, ubicándose en el nivel de 600 millones de dólares. Si vemos lo acumulado en el año, las exportaciones habrían alcanzado unos 6.300 millones de dólares, lo que implicaría una caída de 10,5 por ciento respecto al mismo período del año anterior.”

“Algunos productos se destacan por su incidencia negativa, como la soja y la carne y lo que se refiere a una evolución positiva se destaca el arroz. Y entre los principales destinos continuamos teniendo al mercado chino y a Brasil.”

“Es importante recordar que Uruguay parte de una situación de vulnerabilidad comercial importante, cuando miramos lo que sucede en el mundo, lo que sucede en el caso uruguayo, todavía el 63 por ciento de las ventas nuestras al exterior lo hace pagando algún tipo de aranceles, cuando en el caso de nuestros competidores esto es muchísimo menos, tendiendo a 0, como es el caso de Australia, Nueva Zelanda o Chile.”

“En este panorama mundial y regional, esta Administración definió una nueva estrategia de inserción internacional, que entendemos clave para mejorar la competitividad de nuestras exportaciones. En primer lugar, hemos dado una nueva institucionalidad en materia de conducta comercial, donde el Ministerio de Economía retomó un rol protagónico en la política comercial junto con la Cancillería, esto no había sido el caso en la Administración anterior. Por otro lado, hemos venido trabajando en una muy clara división de tareas, no solo con Cancillería sino con los ministerios sectoriales, en una articulación con distintos ministerios y liderada por el MEF y en un relacionamiento hacia el exterior liderado por la Cancillería en su rol negociador internacional.

Algunas acciones concretas vinculadas al comercio exterior

“En primer lugar las medidas de impacto, de coyuntura, que se han tomado para aliviar y facilitar el comercio en esta situación: Creación del régimen especial de importación para productos prioritarios en la emergencia sanitaria, basados en la lista autorizada y publicada por el Ministerio de Salud Pública; la prórroga por un año de la tasa especial de devolución de tributos para los sectores con mayor caída de demanda internacional; en junio se prorrogaron los vencimientos de las admisiones temporales industriales; también por un año se prorrogó la permanencia de las mercaderías en los depósitos fiscales; en abril la Dirección Nacional de Aduanas aceptó la copia de los certificados de origen, en lugar de trabajar con los originales; en el Presupuesto Nacional la Aduana agregó, a través del Poder Ejecutivo y el Ministerio de Economía y Finanzas, varios artículos que comprenden las modificaciones al régimen de muestra, también disminuimos la tasa que pagan los exportadores al Latu, el pago del Documento Único Aduanero pasó, desde abril, a ser únicamente por medios electrónicos; desde mayo se trabaja con un certificado de origen digital con Paraguay, y estamos trabajando en un plan piloto con la República de Chile.”

“En materia de mercados, esta semana se desarrolló la cumbre del Mercosur, con la reunión de ministros de Economía, la reunión del Consejo del Mercado Común del Mercosur y el miércoles asistimos a la reunión cumbre de jefes de Estado.”

“Durante este semestre hemos trabajado intensamente con Cancillería para lograr avances en materia de un mejor funcionamiento interno del Mercosur, tanto en materia comercial como en la institucionalidad, proponiendo una modernización que redundará en ahorros presupuestarios.”

“La prioridad para esta presidencia pro témpore de Uruguay era la firma del acuerdo Unión Europea-Mercosur, que, aunque no se llegó a concretar, Uruguay hizo todo lo que estuvo a su alcance para que se alcanzara, tanto en el plano diplomático como en el plano técnico comercial.”

“Se logró acordar el protocolo para el comercio electrónico, un área clave para el desarrollo de nuevas tecnologías, y la ampliación del comercio de servicios de alto valor agregado. Se lanzó una nueva ronda para incorporar el comercio de servicios entre los países del Mercosur, se avanzó en el sistema de administración de cupos para las importaciones del Mercosur, se trabajó para modernizar el régimen de origen, más en línea con lo que se viene trabajando con la Unión Europea, se avanzó en el análisis del sector automotor, se compararon los distintos acuerdos y se ha trabajado para llegar a consensos en esta materia.”

“Continuamos avanzando en las relaciones con Corea del Sur, con Israel, de México, con quien se estableció el anexo que establece las reservas con servicios e inversiones negociados en el Tratado de Libre Comercio, se está avanzando con Chile, en plantear la incorporación en el TLC de encadenamientos productivos y cadenas globales de valor”, explicó Arbeleche.

“La propuesta de Uruguay al finalizar la presidencia pro témpore del Mercosur, donde está claro que somos socios con distintas características, cada uno con su estrategia de crecimiento y desarrollo económico. Estas diferencias nos enriquecen pero nos llevan a replantearnos la conveniencia de ir hacia una mayor flexibilidad del Mercosur en su relacionamiento con el exterior. La marca Mercosur tiene una tradición y un valor en sí misma que queremos preservar y potenciar. Pero entendemos que tenemos que revisar la manera en que nos relacionamos hacia el exterior.”

“Y por eso hemos propuesto un esquema más flexible que contemple y respete nuestras diferencias y esto nos permitiría ir a distintas velocidades marcando las prioridades de cada uno de los países. Tenemos que ir a una ‘indumentaria diplomática a medida’ del cuerpo de cada uno de los socios del Mercosur.”

“El contexto de crisis sanitaria es el momento oportuno para avanzar hacia un Mercosur más flexible, más realista y más efectivo para nuestras exportaciones. Los exportadores quieren mayores resultados, para poder exportar sus bienes en mejores condiciones y eso es lo que nos va a permitir tener un mayor crecimiento económico y un mayor bienestar para toda nuestra población”, concluyó la ministra Arbeleche.

Vídeos

Galería de imágenes

Descargar todas las imágenes
3 imágenes

Etiquetas