Pasar al contenido principal

El desafío de seguir soñando

José ClastornikEl 2019 no fue un año más para Agesic: fue un año de importantes avances en el que se consolidó el liderazgo de Uruguay como referente regional e internacional en Gobierno Digital. Fue un anhelo del primer día, es un sueño que fuimos renovando, desafiándonos a más en cada etapa.

Desde hace varios años Uruguay encabeza a nivel Latinoamericano los principales rankings en Gobierno Digital y Sociedad de la Información.  Además de mantener este liderazgo, en 2019  fue destacado por ser el único de la región en integrarse a los países con puntaje “muy alto” en el Índice de Gobierno Digital, de acuerdo con los reportes de los organismos especializados de Naciones Unidas.

En noviembre nuestro país fue anfitrión de la Cumbre Ministerial del D9 (hoy Digital Nations), un grupo de países considerados en el mundo entre los más desarrollados digitalmente. Uruguay integra este grupo desde 2018 y en ejercicio de la presidencia rotativa fue el organizador de la cumbre anual en Montevideo, en la que participaron representantes de todos los países.

En el ámbito local este año Agesic continuó impulsando y fortaleciendo el avance de más de diez años de política digital de Uruguay.  Desde una mirada general consolidamos una etapa muy importante de digitalización para avanzar hacia una transformación digital más profunda en el Estado. 

Se consolidó y simplificó la disponibilidad de información (gub.uy) y de Trámites en Línea, así como las distintas soluciones del back-office de los organismos: el Expediente Digital y otras herramientas de gestión documental; los sistemas de gestión administrativa como ERP gubernamentales y los transversales a la Administración Pública; además de la informatización de distintos sistemas de gestión específicos para cada institución.

Entendiendo que asumir la transformación digital del Estado implica optimizar el uso de las Tecnologías de la Información, se continuó con el desarrollo de iniciativas para fortalecer la capacidad tecnológica y operativa de los organismos. Entre otras iniciativas avanzamos en más estándares, en buenas prácticas, en más productos y servicios en la tienda virtual del Estado. Además avanzamos en nuestra Nube ahora totalmente geodistribuida, en la certificación de la de Antel, así como en Plataformas de Interoperabilidad o de la Historia Clínica Electrónica.

La construcción de habilidades de Ciudadanía Digital fue otro de los aspectos destacados del trabajo a través de la capacitación, pero también con la promoción de instancias de participación ciudadana en temas como Protección de Datos Personales, Acceso a la Información Pública, Identidad y Firma Digital, Gobierno Abierto y Seguridad de la Información, entre otros.

Por otra parte, ubicar la transformación digital como centro de nuestras próximas acciones implicó modificar el esquema de abordaje de la Agencia con objetivos particulares de transformación e integrando metodologías y acciones en un solo modelo.

Y podría seguir, por ejemplo citando nuestra iniciativa de Datos 360 - adoptada por el D9- una visión integradora sobre la gestión de los datos públicos integrada por múltiples proyectos que la definen, entre ellos: la generación de todas las capas de información geográfica comprometidas en el proyecto de Infraestructura de Datos Espaciales para 2019. O destacar la importancia de haber constituido observatorios que nos han permitido entender comportamientos y adelantarnos a las tendencias. 

Los logros alcanzados -los que mencioné y los que faltaron- son varios y trascendentes y todos ellos nos plantean como siempre el desafío del futuro. 

Una de las preguntas más frecuentes con las que cerré el 2019 estaba relacionada con nuestras iniciativas para los siguientes años. Tenemos hoy varias encaminadas, fundamentalmente con temas de Transformación Digital, Salud Digital, Identidad Digital y Ciberseguridad.

Pero entiendo que la mayor iniciativa que tenemos hoy no se expresa en un proyecto informático. Está relacionada con nuestra propia organización, el ecosistema en que nos movemos y nuestra forma de trabajar. 

Creo que el desafío mayor que tenemos hacia adelante es seguir avanzando sobre lo que somos. Es profundizar las cosas que nos definen. Es ser incubadora de ideas y proyectos. Es tener la curiosidad permanente por entender y absorber lo nuevo. Es ser proactivos hacia el conocimiento y el cambio, es mantener siempre una actitud de servicio, en particular ejerciendo nuestras funciones de rectoría primero desde la formación y facilitación antes que desde el control y la auditoría. 

Hoy, de cara a una nueva etapa que comienza, es necesario comprender que para continuar trabajando por un Estado que facilite la vida a las personas, nuestro verdadero desafío es desafiarnos.

Hemos siempre proyectado e implementado anhelos con la misma convicción: el camino a transitar es el de la transformación permanente. En este camino deberíamos continuar, aprendiendo de lo hecho hasta aquí para poder superarnos y desafiándonos con nuevos sueños compartidos que nos habiliten las futuras ideas e iniciativas.                                                                                                 

Feliz 2020
 

José Clastornik.