Pasar al contenido principal
Aniversario de la CIU

“El Uruguay con el que soñamos es más productivo, más eficiente, más innovador”, dijo Paganini en el Día de la Industria

El ministro Omar Paganini dijo en la sede de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) que “un país sin industria” no puede “conseguir niveles de desarrollo que garanticen la prosperidad de su pueblo”. Paganini, quien acompañó al presidente Lacalle Pou en la celebración del Día de la Industria, destacó el papel de los empresarios del sector en la pandemia y comentó la estrategia del Gobierno para desarrollar la economía nacional. Para lograr los objetivos, enfatizó la importancia del trabajo entre el sector público y el privado.
Paganini da la mano a Antía; detrás hay un banner azul del Día de la Industria

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, fue el representante del gobierno en la celebración del Día de la Industria, que conmemora el 124.º aniversario de la CIU. La actividad, encabezada por el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, contó también con la presencia de otras autoridades, entre las que se encontraban el subsecretario de Industria, Energía y Minería, Walter Verri; la directora nacional de Industrias, Susana Pecoy; y el director nacional de Telecomunicaciones, Guzmán Acosta y Lara. El primer orador en el evento fue el presidente de la CIU, Alfredo Antía.

En su presentación, el ministro Paganini resaltó que la CIU “ha sido un aliado clave para el desarrollo productivo, económico, tecnológico y también social del país”.

“Un país sin una industria que capitalice su producción primaria; que aporte trabajo; que agregue valor, conocimiento, talento; y que atienda las necesidades de su gente no puede conseguir niveles de desarrollo que garanticen la prosperidad de su pueblo”, aseguró.

Además, el ministro señaló que “los industriales uruguayos han demostrado una gran capacidad de adaptación en los momentos difíciles que le ha tocado vivir al país a lo largo de la historia, y por supuesto también en la reciente pandemia y toda la coyuntura posterior”.

Esta capacidad de adaptación se refleja en números concretos: entre enero y setiembre de 2022, el volumen físico de producción industrial aumentó 6,2% frente a 2021, y está 12% por encima de los niveles prepandemia, recordó el titular del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM).

“Esos números demuestran lo que ha sido este sector: un verdadero motor de la economía, sustento relevante en áreas estratégicas” y “uno de los principales motores de la salida de esta situación tan crítica que nos tocó vivir”, indicó Paganini, quien también destacó que, en unión con la capacidad tecnológica nacional, el sector industrial “está llamado a innovar y crear valor, dando respuesta a nuevas demandas y problemas de este mundo globalizado”, afirmó.

Paganini dijo que, en un mundo de cambios vertiginosos, “la industria está afrontando un proceso de transformación radical, donde, cada vez más, los sectores manufactureros están sustentados en la incorporación de tecnología, constante innovación y una preocupación especial por la sostenibilidad”.

Asimismo, el jerarca subrayó la importancia del “fomento del emprendedurismo” y de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), a las que calificó como “estratégicas” y como el “semillero y motor fundamental que soporta las cadenas de valor y de las grandes industrias”.

“La mejora de los procesos, la búsqueda de nuevos mercados, la capacitación constante para adaptarse a las nuevas demandas y la especialización en nichos específicos —sumando ahora el factor distintivo de la sostenibilidad— son elementos que contribuyen a mejorar las condiciones competitivas del país”, argumentó el ministro.

“Ese es el camino que nos abre la puerta para ocupar nuevos espacios en este mundo globalizado, sin soslayar las ventajas comparativas que nos han permitido llegar a donde hoy estamos, con productos que son reconocidos y valorados en los principales mercados”, añadió.

Para ello, Paganini consideró que es necesario que la industria y el sector primario, de gran calidad, se complementen y continúen constituyendo un motor estratégico del país.

El ministro también sostuvo que, dado que nuestro mercado interno es pequeño, “sabemos que nuestro futuro está en ser un competidor global”.

“Nuestro país puede competir apostando a la calidad, a la innovación y a la flexibilidad. Y ustedes, nuestros industriales, saben bien de esto, y lo vienen aplicando desde hace años”, explicó.

“Desde el Gobierno, estamos convencidos de que el camino está en avanzar en una mayor apertura, […] que nos permita posicionarnos en nuevos mercados y mejorar las condiciones de acceso a los ya existentes”, dijo Paganini. En este sentido, consideró que algunos sectores industriales que deben ser “especialmente atendidos” en las negociaciones comerciales.

“En esta visión de apertura estratégica […] contamos con la validación del sector privado industrial, reflejada, por ejemplo, en la posición que esta cámara ha expresado en más de una oportunidad y que mucho agradecemos”, señaló el jerarca.

“Creemos que la inversión es clave para conseguir los objetivos de desarrollo. En ese sentido, el Gobierno ofrece los estímulos a la inversión, pero además el país cuenta con la transparencia y estabilidad institucional, jurídica, social y económica, y también con el factor ambiental, que se traducen en reglas de juego claras que son destacadas y cada vez más reconocidas en este contexto global”, añadió.

Trabajamos en conjunto. Queremos trabajar lo más cercanos posible el Gobierno y el sector privado, para sostener y desarrollar estas capacidades, para fortalecer los distintos instrumentos, para darnos más estabilidad y atraer más inversión y más desarrollo”, afirmó Paganini. “Todos somos conscientes de que este es un trabajo mancomunado, conjunto, de toda la sociedad y, en particular, del empresariado privado y del sector público”, añadió.

En este contexto, el secretario de Estado concedió que “existe un problema creciente de costos”, dado en parte por un entorno internacional particularmente complejo y por la situación argentina. Al mismo tiempo, aseguró el ministro, “tenemos mucho para mejorar desde el Estado, para mejorar desde el Gobierno y para mejorar desde el sector privado”.

En otro orden, Paganini dijo que el Gobierno está convencido de la necesidad de contar con una política macroeconómica sana, “evitando la tendencia a financiar déficit con deuda, con deuda que deberán afrontar las futuras generaciones”. Aunque las decisiones “no son fáciles”, “creemos que la estabilidad es un valor reconocido, y nos permitirá, por un lado, sanear las cuenta y, por otro lado, más flexibilidad en el futuro”, agregó el ministro. “Esto puede ser difícil, pero pensamos que es el camino correcto”.

Paganini también señaló como necesidades la mejora de la infraestructura y la modernización de las relaciones laborales, que impactan en una mayor competitividad y, a la vez, en una mayor justicia. Ejemplo de estas medidas es el desarrollo de un mercado eléctrico mayorista, algo que modernizará el sistema, al integrar “la generación distribuida con porcentajes de autogeneración”. Esto generará “un modelo más libre de funcionamiento del mercado mayorista”, explicó el jerarca.

El ministro dijo que el Gobierno trabaja, sin desconocer la importancia de todos los sectores económicos, en el desarrollo de más infraestructura, en la contención del déficit, en el logro de un Estado más eficiente y ágil y en una mayor apertura de la economía. “No queremos patear la pelota”, graficó.

“Es un proceso de largo aliento. Requiere del compromiso de todos. Sabemos que podemos contar con ustedes, pero es un proceso, un proceso que seguramente nos trascenderá […] y que queremos profundizar”, confió el secretario de Estado.

“El Uruguay con el que soñamos es más productivo, más eficiente, más innovador. Es un país con más oportunidades para todos; un país con una educación aggiornada, un país con el problema de la seguridad social encaminado, pero también un país que habrá dejado atrás las tentaciones del pasado: las de encerrarnos dentro de las frontera; las de asegurarnos mercados. Es un país menos complaciente, más imaginativo, más autoexigente; también, diría, más colaborativo. Es un país capaz de sacar lo mejor de nosotros mismos, y hemos visto en estos años que tenemos mucho, mucho para dar, y que tenemos muchas cosas que nos distinguen a nivel internacional”, aseveró el titular del MIEM.

“Sepan que tienen a este ministro y al Gobierno en su conjunto como un aliados para lograr un objetivo común, que debe ser alcanzar mejores condiciones de vida para todos los uruguayos”, finalizó el ministro Paganini.

 

Galería de imágenes

Descargar todas las imágenes (.zip ~ 2.63 MB)
12 imagenes (.zip ~ 2.63 MB)

Etiquetas