Pasar al contenido principal
Nueva compra en subasta

Piezas históricas ingresaron al Patrimonio Cultural de la Nación

Creación: 27/08/2021
Última actualización: 29/08/2021
Varias piezas de inestimable valor cultural y patrimonial fueron adquiridas por el Estado uruguaya en una subasta pública, a través de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación (CPCN). El procedimiento se realiza amparado en la Ley 14.040, que en su artículo 16 prevé este tipo de compras, igualando la oferta más alta en el remate.
Pistolas duelo

Hace algunos días,  en una subasta de la casa de remates Zorrilla, la Comisión adquirió, para el acervo cultural uruguayo, varios objetos, entre los que se cuenta

- Par de pistolas de práctica belgas de retrocarga, calibre 9 mm Flobert, pavonadas, con decoración en plata "arabescos", con caños octogonales, inscripción "E. París. Calle Rivadavia 20. Buenos-Ayres", alusiva a la Armería de Ernesto París, fundada en 1857, más tarde Armería Rosetti, empuñaduras en madera tallada "hojas  y flores", realizadas por el armero Gilles Mariette, Lieja (activo entre 1832 y 1865), números 2362 y "2363". Ambas, están presentadas en caja original en madera de roble con interior forrado en pana verde, acompañada por cinco balas de época fabricadas por Marcel Gaupillat et Cie. De Francia. Estas pistolas fueron las que se utilizaron en el duelo, entre José Batlle y Ordóñez y Washington Beltrán, el 2 de abril de 1920  en el Parque Central. 

-  Óleo sobre tela “Escudo de armas uruguayo antiguo”.

- Estudio para la obra sobre el Juramento de los Treinta y Tres Orientales, en carbonilla y lápiz sobre papel de José Luis Zorrilla de San Martín, fechado en 1944.

- Retratos del presidente Juan Francisco Giró, otro de Antonio Pereyra Vidal (hijo de Gabriel Pereira), y de Lucas Obes. Son obras en miniatura, pintadas a mano, sobre marfil, acuarela y témpera

- Documento manuscrito fechado en 1835. Testamento de Gerónimo Pio Bianqui, político de importante destaque durante el período cisplatino y el gobierno de Carlos Federico Lecor, a quien entregara las llaves de Montevideo. 

- Dos cartas manuscritas firmadas por Juan Antonio Lavalleja, fechadas en Montevideo en septiembte de 1830 y dirigidas a Pedro Trápani, en las que Lavalleja le agradece haberle recomendado "al Doctor Ocampo", hace mención al nuevo gobierno y le informa que "hoy pararé a visitarlo como corresponde a nuestra amistad" 

- Dos documentos manuscritos. Uno firmado por Fructuoso Rivera, situado en el "Cuartel Gral. En el Río Negro" y fechado en septiembre de 1833, por el cual el presidente Rivera entrega en posesión una suerte de estancia en Guayabos y Cerro del Arbolito. Otro firmado por José María Raña, situado en Paysandú y fechado en septiembre de 1833, relativo a los permisos otorgados a los "jefes, oficiales y tropa" para el uso de los "ganados caballares alzados que existen en el territorio". 
- Documento manuscrito membretado con escudo nacional antiguo, firmado por el ministro de Guerra y Marina Carlos de San Vicente, situado en Montevideo y fechado el 17 noviembre de 1856, dirigido al ministro de Hacienda, donde se deja constancia del decreto presidencial de Gabriel Pereira por el cual serán trasladados a una nueva urna "los restos del Brigadier Gral. D. José Artigas", que serían reubicados en el Cementerio Central de Montevideo tres días después. 

William Rey Ashfield, director general de la CPCN, explicó que “la Comisión de Patrimonio evalúa los objetos históricos que, estando en manos privadas, van a remate. Los criterios son variados. Hay objetos testimoniales, de valor histórico, otros de valor icónico, porque la imagen tiene mucho valor, y los documentales. En ningún momento nos detenemos en centrar el valor económico de la pieza. Muchas veces podemos adquirir una obra que no puede tener un gran valor artístico, pero que sí tiene valor para determinado proceso histórico en el país, que son dos elementos que no siempre coinciden. Una obra de baja cotización, puede tener un alto valor para la iconografía o para la historia del arte en el Uruguay. No necesariamente le interesa a la Comisión aquellas grandes obras que son excepcionales en el mercado del arte, sino que nos interesan aquellas obras que aportan conocimiento al campo del arte del país que, de no tenerlos, se pueden perder eslabones fundamentales.”

El arquitecto Rey Ashfield agregó que “con los documentos pasa lo mismo. No todos los documentos, de Artigas, por ejemplo, son materia de compra. De hecho en esta subasta hubo algunos de esos documentos que no se adquirieron. Se compran aquellas piezas que, gracias a una evaluación y análisis, se considera que deben formar parte del acervo cultural del país”.

Galería de imágenes

Descargar todas las imágenes (.zip ~ 713.78 KB)
4 imagenes (.zip ~ 713.78 KB)

Etiquetas