Pasar al contenido principal
 

Presentación de la Ruta de la Guerra Grande

Acto en la Aduana de Oribe
Pablo da Silveira y Mariana Wainstein

A 170 años de la paz del 8 de octubre, fecha en la que se dio fin a la Guerra Grande en tierras uruguayas, se realizó un evento que contó con la presencia del ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira y la directora nacional de cultura, Mariana Wainstein.

La directora de cultura, en su discurso de presentación, destacó que el proyecto “entusiasmó porque tiene un potencial enorme” y agregó, “entusiasma mucho también que las rutas no partan de nuestras oficinas, sino que partan de la gente, de las diferentes localidades”, mencionando un proyecto de Santa Clara de Olimar, Treinta y Tres, en donde se está trabajando una ruta que llega hasta el sur de Brasil, que contará con el apoyo de la Dirección Nacional de Cultura.

Wainstein agradeció especialmente a Leonard Mattioli, coordinador del programa Rutas Culturales, y a Carla Redaelli, directora del Área Economía Creativa, dentro de la cual se inserta el programa Rutas Culturales y Creativas, un proyecto creado el año pasado que ya ha realizado convocatorias como Arte Cartográfico que tuvo como resultado la realización de mapas artísticos de la región litoral y próximamente realizará una convocatoria para la creación de mapas de la región Este del país. Asimismo, destacó que hay varias Rutas siendo trabajadas, tales como la Ruta de las Migraciones, Ruta del Tango, Ruta del Candombe o Ruta del Folklore. La directora mencionó que en el futuro se creará una aplicación que las reúna.

El profesor de Historia Alejandro Giménez, especialista en patrimonio y guía de los recorridos históricos, resaltó en su discurso que las rutas se construyen a través de relatos, personajes y lugares, que son patrimonio inmaterial.

La arquitecta Astrid Sánchez, también especialista en patrimonio y guía de los recorridos históricos, dijo que el objetivo detrás de la creación de la Ruta de la Guerra Grande es la puesta en valor del patrimonio territorial, "un patrimonio olvidado, invisible” que permitirá “volver a comprender el país en el que vivimos, comprender el patrimonio, comprender las permanencias que nos significan”. También anunció que se está creando un centro de investigación y museo en el antiguo emplazamiento del saladero de Secco, en la Aduana de Oribe.

Finalizando los discursos, el ministro Pablo da Silveira transmitió la satisfacción por la concreción de un sueño conjunto con la directora de cultura, “una de las primeras temáticas que nos hizo soñar [...] era la idea de esto, la concreción de rutas histórico-culturales. Esta celebración es el cierre de una etapa y el inicio de una etapa diferente”.

Da Silveira dijo que “la Guerra Grande dejó muchas marcas en el paisaje urbano, en nuestro vocabulario, y corremos el riesgo de olvidarnos de eso”. Puso como ejemplo la Aduana de Oribe y la calle Comercio, antiguo Camino del Comercio por el que bajaban y subían carretas en la época de la Guerra Grande, uniendo lo que hoy es el barrio de la Unión con el puerto que funcionaba en el barrio Buceo.

El ministro resaltó el valor de la creación de programas donde se visibilice la historia de la nación, “la vida se vuelve menos rica y menos cargada de temas interesantes y nos volvemos menos capaces de saber quiénes somos si olvidamos lo que tiene que ver con la historia de la sociedad a la que pertenecemos [...] perder la capacidad de recordar eso nos emprobrece”. Agregó que “la Guerra Grande fue un fenómeno que marcó para siempre al Uruguay y se nos volvió difícil de entender, [...] no se puede entender si no se remonta a la propia independencia, donde había dos bandos, uno que seguía el esquema de los que querían mantener el virreinato del Río de la Plata, hoy llamados unitarios en Buenos Aires y colorados en Uruguay, y otro bando formado por los que querían un sistema federal, hoy llamados federales en argentina y blancos en Uruguay".

La Guerra Grande fue particularmente importante, en palabras del ministro, porque “empieza a sentar las bases de la clase de convivencia que los uruguayos tenemos hasta ahora. El Uruguay de la coexistencia. Acá vamos a convivir por encima de nuestras diferencias. Ni vencidos ni vencedores,[...] se instauró la lógica del Uruguay como país donde la política no sigue la lógica del exterminio”. El ministro cerró su discurso resaltando que “a medida que pasa el tiempo hay más cosas que nos unen que cosas que nos separan. Somos un caso de éxito en el mundo, de búsqueda de consensos por encima de lo que nos separa”.

Para finalizar, la Orquesta Juvenil del Sodre, dirigida por Ariel Britos, brindó un programa con fragmentos de Las cuatro estaciones, de Antonio Vivaldi, cerrando un acto que fue una celebración, en palabras de Da Silveira de “una construcción cívica realizada a lo largo de muchas generaciones”.
 

Recorrido histórico de la Ruta de la Guerra Grande

Registro del evento

Galería de imágenes

Descargar todas las imágenes (.zip ~ 1.87 MB)
7 imagenes (.zip ~ 1.87 MB)

Enlaces relacionados

Etiquetas