Pasar al contenido principal
Pospandemia

Uruguay prepara instrumentos para ser “un hub internacional y de desarrollo”, dijo Paganini

Creación: 15/07/2021
Última actualización: 15/07/2021
En un evento de la Cámara de Comercio Uruguay-Estados Unidos, el ministro Omar Paganini repasó la propuesta estratégica del Gobierno ante las oportunidades que se abren al país en un mundo pospandemia, particularmente en sectores con alto valor agregado. “El Gobierno nacional está muy convencido de que tenemos que lanzar al país del futuro”, afirmó. “La idea es acercar el Uruguay al mundo tecnológico y acercar el mundo tecnológico al Uruguay”, atrayendo inversiones y talento en sectores clave como las TIC, la industria audiovisual, las ciencias de la vida, el ocio digital y las energías renovables, lo que incluye fuertes apuestas a la movilidad eléctrica y el hidrógeno verde. Uno de los objetivos es que Uruguay se transforme en “un país de testeo” para uruguayos y extranjeros, tanto para las tecnologías de punta como para un estilo de vida descontracturado pero fuertemente tecnológico.
Ministro Omar Paganini durante su charla ante la Cámara de Comercio Uruguay-Estados Unidos

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, expuso ante la Cámara de Comercio Uruguay-Estados Unidos, en su ciclo Creando oportunidades de negocios. La presentación del ministro, realizada virtualmente el 15 de julio, se tituló Anticiparse al día después: un futuro de oportunidades para Uruguay.

Paganini repasó las oportunidades y desafíos con que cuenta Uruguay para avanzar como país en algunas áreas “de cambio profundo” seleccionadas y vinculadas al trabajo del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM): tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y transformación digital; ciencias de la vida y biotecnologías; y energías renovables y movilidad; entretenimiento y ocio digital. Además, abordó las ventajas con las que cuenta Uruguay como “país vivible”, es decir, atractivo por la calidad de vida que ofrece, frente a otros con características similares.

“El Gobierno nacional está muy convencido de que […] tenemos que lanzar al país del futuro” después de la pandemia, dijo el ministro. El objetivo es que Uruguay aproveche “las oportunidades que se abren en el mundo a partir del fin de la pandemia”. Esto implica tomar en cuenta que hay nuevos modelos de trabajo y consumo —más cercanos a la naturaleza, más digitalizados y más sofisticados— que esta crisis sanitaria mundial ha acelerado.

El secretario de Estado repasó la propuesta estratégica de la actual administración frente a esas oportunidades. En primer lugar, consideró Paganini, es necesario que el país se “apalanque” en el camino ya recorrido. “Están empezando a conocernos […], pero tenemos que vincularnos más”, especialmente con “ambientes emprendedores y tecnológicos”, afirmó el titular del MIEM.

“La idea es acercar el Uruguay al mundo tecnológico y acercar el mundo tecnológico al Uruguay”, resumió Paganini. “No es reinventar nada, no es deshacer nada: es tratar de potenciar lo que hay integrándolo y, por esa vía, atraer también talento y capital”.

“La propuesta es empezar a vernos como un hub internacional, como un hub de desarrollo, y para ello desarrollar instrumentos que nos permitan internacionalizar más”, explicó el ministro, y añadió que, a pesar de los logros de internacionlización del ecosistema emprendedor, se requiere aumentar el nivel de conexión con el resto del mundo.

Paganini señaló también que es necesario que Uruguay potencie su capacidad como banco de prueba, lo que implica desafíos. “Generar un ambiente que permita probar cosas tiene valor para el mundo”, afirmó Paganini. Por ese motivo, se están desarrollando algunas iniciativas.

Una de ellas es Open Digital Lab, un proyecto interinstitucional lanzado en 2020 que pretende instalar en el LATU un campus inteligente. Allí, emprendedores de Uruguay y el mundo —e incluso grandes corporaciones— podrán testear sus proyectos con acceso a medidores inteligentes, tecnología 5G, Internet de las Cosas y vehículos autónomos.

Otra parte importante de la estrategia” es atraer I+d global en sectores como las TIC o las energías renovables. Estas áreas requieren inversiones importantes, por lo que es relevante atraer inversores, talento y capital. A esto se suma la promoción de un “estilo Uruguay de vida, más descontracturado, pero a la vez más tecnológico”, expuso el secretario de Estado.

El objetivo, entonces, es que Uruguay se convierta en un “país de testeo”, sea tanto para probar nuevas tecnologías en un entorno real como para experimentar nuevos estilos de vida. De este modo, se busca atraer a lo que se denomina teletrabajadores nómades, que eligen instalarse algunos meses del año en un entorno tranquilo y con la infraestructura tecnológica necesaria para desplegar su trabajo cotidiano.

En tanto, la estrategia para la movilidad es incorporar vehículos eléctricos. Para eso, se aumentará la renunca fiscal que ya existe, se aumentará el número de cargadores —serán 152 más entre este año y 2022, que se suman a los 51 ya instalados—, se apoyará a las flotas de transporte público y se impulsará a Uruguay como plataforma mundial de movilidad eléctrica, algo que ya obtuvo logros con la elección de Volkswagen de nuestro país.

Asimismo, Uruguay apuesta al hidrógeno verde, relevante a nivel mundial tanto en la movilidad eléctrica como para la sustitución de combustibles fósiles en la industria, entre otros fines. Al provenir de energías renovables, permite sustituir las fuentes energéticas fósiles, uno de los compromisos actuales de la humanidad, al que también adhiere Uruguay.

Nuestro país podría utilizar el hidrógeno verde en el transporte de carga, además de apostar a la exportación. Se trata de suamarse a una transformación “en la geopolítica de la energía”. Por ello, el Gobierno busca sumarse a ese “desarrollo global a mediano y largo plazo” —que requiere cambios logísticos y de infraestructura— a través de una estrategia país y del piloto público-privado H2U, explicó el ministro. Este piloto estará pronto en 2022 y permitirá testar las oportunidades reales del hidrógeno verde en Uruguay. Ya hay 30 consorcios internacionales interesados en participar.

Además, el MIEM mantiene una ventanilla abierta para proyectos de gran porte en hidrógeno verde, teniendo en cuenta la escala uruguaya. Se ha observado gran interés, y el requisito imprescindible en todos los casos es que los proyectos cuenten con offtakers.

En paralelo, se avanza con los cambios necesarios en el marco regulatorio. Ya se incorporaron algunos en Rendición de Cuentas y se apunta a que la URSEA pueda encargarse de regular la seguridad de este nuevo energético.

El ministro cerró el evento afirmando que “hay grandes oportunidades, en particular en áreas con alto valor agregado”. “Pensamos que hay que avanzar en ellas, sin dejar de lado todas las otras”, indicó.

Queremos surfear la ola de la tecnología en estas áreas […]. Creemos que Uruguay tiene que ser un lugar atractivo para el talento y los emprendedores”, afirmó Paganini.

Descargas

Etiquetas