Pasar al contenido principal
En Tres Arboles, Paysandú

Estancia del Buen Retiro será declarada Monumento Histórico Nacional

El Ministerio de Educación y Cultura, a través de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación declarará, como Monumento Histórico Nacional a la Estancia del Buen Retiro, conocida como Castillo Morató, una construcción de comienzos del siglo XX, ubicada en el departamento de Paysandú.
Castillo Morato

El bien, está ubicado en el paraje Tres Árboles, comprendido entre el Arroyo Corrales y el Río Queguay, en el camino vecinal que une la ruta 25 y 26, en el límite entre los departamentos de Paysandú y Río Negro.

Desde los orígenes de la Banda Oriental la actividad ganadera ha sido protagonista en la historia, la economía y la sociedad uruguaya. Carlos María Maeso en su Libro “Tierra de Promisión”, publicado en el año 1904, describe a la “Estancia Barreto”, como “uno de los más espléndidos establecimientos de campo de la República”. El casco estaba terminando de construirse y el autor ya presagiaba su singularidad “será por sus dimensiones y su magnificencia tal vez el mejor del país”, que fue uno de los ejemplos de la modernización del que comenzó en la década de 1870.

La llamada “Estancia del Buen Retino”, es uno de los ejemplos de las llamadas “estancias nuevas”, que son el resultado de las primeras “estancias cimarronas”, luego “estancias patricias”. En 1911 que, tras el fallecimiento de León Barreto, su esposa Francisca, su hija Ascensión Barreto y su esposo Ovidio Morató asumieron la dirección y administración de esta estancia – empresa, dando origen a la firma “Barreto – Morató “que se mantiene hasta la fecha.

En 1933 comenzó a gestarse la localidad Morató, con la donación y venta de algunos terrenos a trabajadores del propio establecimiento.

 

La Estancia Buen Retiro se construyó bajo los criterios de lujo y confort que correspondían a un establecimiento de auspiciosa explotación ganadera, aspectos suntuosos en la vivienda familiar y sistemas de novedosa tecnología al servicio del trabajo rural. Un bien de relevancia testimonial en cuanto al mestizaje de ganado, con reformas y técnicas de vanguardia en los sistemas de crianza y ejemplo del proceso de “modernización rural” del Uruguay.

Mantiene una serie de detalles que por sus características y singularidad se pueden vincular a acontecimientos de la evolución histórica nacional.

La presencia de importantes cercos de piedra de clara referencia a una antigüedad superior al siglo XIX establece la necesidad futura de un trabajo de investigación cuyo propósito debería ser establecer analogías con los cercos jesuíticas.

El, también conocido como “Castillo Morató”, a través de su imagen y magnificencia se ha convertido en un atractivo a nivel colectivo, histórico y turístico.

 

 

 

El acto de declaratoria como Monumento Histórico Nacional será el próximo 7 de abril, a las 11 hs.

 

Etiquetas