Pasar al contenido principal
Programas y proyectos

Plan Nacional de Lectura

11/07/2020
Adquirió, a partir del año 2005, el compromiso de promover, articular y divulgar acciones a favor de la lectura y la escritura como herramientas de inclusión social y desarrollo.

Descripción

Este compromiso implica reconocer que la lectura y escritura son:

  • Derechos de todas las personas.
  • Instrumentos de desarrollo del potencial humano.
  • Requisitos para alcanzar mejores niveles educativos.
  • Elementos fundamentales para la construcción de una sociedad democrática.

Hacia una política pública de lectura

Si se considera lo público como el punto de encuentro de los intereses colectivos, las políticas públicas deben verse como toda forma de acción organizada que persigue objetivos de interés común, más que como el conjunto de las acciones estatales. En esta línea, las políticas de lectura deben entonces reconocer el papel que tienen y tendrán las instituciones del Estado, las del sector privado, los organismos internacionales y las organizaciones de la sociedad civil.

Como política, debe ser pensada a largo plazo y tener un carácter permanente, nacer de un debate de todos los actores que deben aúnar esfuerzos, experiencias y recursos. Surge entonces la necesidad de pensar la lectura como un asunto que no es neutral, sino que está ligado a procesos sociales que la convierten en una poderosa herramienta para la democratización y participación social. Hacer de la lectura una política pública es un proceso complejo en el que entran en competencia representaciones e intereses diferentes. Su formulación exigirá tener en cuenta dos dimensiones:

1. Una representación o imagen social de la realidad sobre la cual se desea intervenir y principios que fundamentan la acción.

2. Un conjunto de medios y procesos organizativos, financieros, administrativos, jurídicos y humanos que son los que hacen que una política no se quede en el plano intelectual, sino que tome forma en procesos sociales concretos.

En consecuencia, la lectura no puede considerarse únicamente como un problema pedagógico o una acción individual, sino ante todo como una práctica profundamente socializada que se encuentra en un proceso de constante evolución como consecuencia de los cambios sociales.

Una política pública de lectura al servicio de la inclusión social debe estar abierta a reconocer que no existe una forma privilegiada de leer y escribir; lo que existe más bien es un universo muy diferente de actores que ponen en práctica distintas formas de leer y escribir con diferentes objetivos, valoraciones y proyecciones.

La elaboración de una política pública es una difícil construcción que exige la superación de una histórica desarticulación que se dio en nuestro país entre el poder público y la sociedad para pasar a la articulación y coordinación entre ambos.

El Plan Nacional de Lectura se propone un trabajo intersinstitucional para : 

  • Aprovechar esfuerzos y experiencias nacionales e internacionales.
  • Apoyar iniciativas de la sociedad civil.
  • Evitar yuxtaposiciones de tareas o emprendimientos, articulando lo público con lo privado en forma creativa y participativa.
  • Lograr el trabajo conjunto de las personas vinculadas a la cadena del libro.
  • Promover el trabajo en redes de las más diversas modalidades.
  • Desarrollar y coordinar investigaciones en el tema.
  • Promover el apoyo de los medios de comunicación en campañas para sensibilizar, valorar y comprender el valor de la lectura.
  • Reafirmar el rol de las bibliotecas como centros culturales de la comunidad, promotoras de la democracia y de la educación para todos.
  • Articular procesos de desarrollo comunitario con la promoción de la lectura. 

El Plan Nacional de Lectura de Uruguay se propuso desde sus comienzos las siguientes líneas de trabajo:

Línea de trabajo Nº 1: Formación

Formar a los responsables de espacios de lectura en bases conceptuales y estrategias para desarrollar actividades de animación a la lectura, y aportar elementos para la profesionalización de la tarea de gestión de los espacios.

Esta figura es siempre importante, aunque cobra especial relevancia en las comunidades socialmente desfavorecidas ya que allí se transforma en un agente democratizador que contribuye a disminuir la brecha de inequidad cultural y en un promotor de cultura, que a su vez revaloriza la que es propia de esa comunidad.

Acciones: Se ha formado, en instancias virtuales y presenciales, a maestros comunitarios, CAPDER,  docentes de Biblitoeca Solidaria, fomadores de Centros CECAP y de Centros con Personas Privadas de libertad y educadores de CAIF e INAU. 

Por otro lado, se han creado materiales para acompañar en la instrumentación de estrategias de animación a la lectura y gestión de los acervos.

Línea de trabajo Nº 2: Lectura y Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Se pretende coordinar los esfuerzos para promover el acceso de todas las personas a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), con un manejo competente, crítico y socialmente útil de las mismas.
El PNL reconoce a las tecnologías de la información y la comunicación como un valioso instrumento de apoyo y agente de inclusión social y desarrollo humano y, por eso, promueve la complementariedad de las nuevas tecnologías con la lectura de impresos.

En Uruguay todavía el acceso a las TIC no es equitativo y también son insuficientes las estrategias educativas para el manejo de la información proveniente de medios digitales. Desde esta óptica, es decir, la democratización del acceso a las TIC, el PNL ha desarrollado acciones para posibilitar el acceso a los beneficios de la sociedad de la información a comunidades desfavorecidas por razones económicas, geográficas, de discapacidad u otras.

Acciones: El Plan Nacional de Lectura integra las TIC en sus propuestas, tanto en la formación que ofrece, como en proyectos de promoción de la lectura tales como el que actualmente se lleva a cabo con jóvenes booktubers. Asimismo, se han coordinado distintas actividades con el Plan Ceibal haciendo uso de su plataforma. 

Línea de trabajo Nº 3: Difusión y sensibilización.

Su objetivo es desarrollar campañas para que los medios de comunicación, la sociedad civil y la familia contribuyan a la formación de ciudadanos lectores y escritores críticos y reflexivos.

Acciones: El Plan Nacional de lectura participa anualmente en distinas ferias del libro a lo largo del país: Montevideo, Sauce, San José, Paysandú, etc.
También ha participado de campañas de promoción de la lectura tales como: Cuento Contigo, Te invito a leer conmigo, Al aire libro, Un país lector o Leé para un niño.
Por otro lado, organiza todos los años concursos para niños, jóvenes y adultos. El último ha sido la segunda convocatoria del concurso de booktubers.

Línea de trabajo Nº 4: Fortalecimiento de Acervos

Su objetivo es continuar con la dotación de colecciones básicas de libros, especialmente en zonas de pobreza.

En esta línea, el PNL viene llevando adelante una acción de apoyo a la creación y funcionamiento de bibliotecas ya que estamos convencidos de que el mejoramiento de la calidad de la educación depende en gran medida de la formación de lectores y es ahí donde las bibliotecas escolares juegan un papel decisivo como espacio de formación, información y promoción de la cultura.

Acciones: El Plan Nacional de Lectura cuenta con un presupuesto anual para la compra de libros con los que dota a distintas instituciones que lo necesitan y que están dentro de las líneas políticas de la Dirección de Educación. Estas instituciones son las mismas a las que se les ofrece formación para que sepan cómo movillizar dichos acervos.

Línea de trabajo Nº 5: Investigación

Su objetivo es lograr una descripción y explicación de la situación de la lectura en nuestro país, así como realizar estudios del impacto de las acciones del Plan Nacional de Lectura.

La investigación proporciona los elementos fundamentales que permiten la toma de decisiones correctas y ayudan a redefinir metas y objetivos. Así mismo, facilita el diálogo entre especialistas y profesionales vinculados a la lectura.

Se sugiere un diagnóstico participativo donde exista un real involucramiento por parte de los diferentes actores. Por otro lado, su concepción debe caracterizarse por la claridad y accesibilidad en su realización y formulación. De esta forma los conocimientos generados por el proceso de investigación permitirán trabajar sobre indicadores reales y definir acciones de fomento de la lectura acordes a las necesidades de la población.

Acciones: Esta línea siempre ha estado en el debe del Plan Nacional de Lectura, pero sigue estando presente con el propósito de hacer una evaluación del impacto de los proyectos llevados adelante así como de los hábitos lectores de la población uruguaya.

Material de animación a la lectura:

Registro de clubes de lectura

Registro de instituciones con actividades de animación a la lectura

Mapa de localización de Biblioheladeras

Canal de Youtube de Booktubers Uruguay

Acceso a campaña nacional Cuento contigo para vivir la lectura

Acceso a campaña "Te invito a leer conmigo"

Contacto:

Dirección: Magallanes 1328 - Montevideo
Teléfono: 2407 3033/4984/4568/4497 Int. 203
Correo: plandelectura@mec.gub.uy

Etiquetas

Si encontraste algún error en este sitio: ayudanos a mejorarlo.